Cargando contenido

La niña fue abusada en medio de un caso ocurrido en el barrio Tayrona de Santa Marta.

Niña afectada por la violencia
Niña afectada por la violencia
Imagen de referencia vía Ingimage

Familiares de una niña de diez años denunciaron ante las autoridades que la menor resultó embarazada por abuso sexual, en un hecho ocurrido en el barrio Tayrona, al oriente de Santa Marta.

El atroz caso se conoció luego de que la madre de la menor la llevara a un centro asistencial, para ser atendida por una posible infección urinaria, que para sorpresa del personal médico se trató de un embarazo.

Ante el hecho, los miembros del centro clínico reportaron el caso al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y a la División de Infancia y Adolescencia de la Policía Nacional, para que adelanten las investigaciones ante el eventual delito de acceso carnal.

El Secretario de Salud Distrital, Julio Salas explicó cómo se descubrió el hecho e indicó que "se solicita una prueba de embarazo, la cual dio como resultado positivo, la paciente fue valorada por un ginecólogo; se confirma el embarazo".

Lea además: Abuso sexual de menores: el Estado no se comunica entre sí para solucionar los casos

"Se procede a activar la ruta de atención, ya que se constituye en un caso de abuso tratándose de una menor de 10 años; a la que se le realizó interrupción voluntaria del embarazo”, indicó el funcionario.

El procedimiento de aborto en la menor se determina, ya que la niña no tiene la madurez física y psicológica para afrontar la situación.

“Esto se puede constituir en interrupción voluntaria del embarazo, amparada por el sistema judicial y desde cada competencia se tienen que realizar las actividades pertinentes; judiciales con el presunto agresor y por parte del sistema de salud para preservar los derechos, la integridad física y el bienestar psicológico de la menor”, agregó el Jefe del Sistema de Salud de Santa Marta.

El mayor Aldemar Hernández, jefe de la División de Protección de la Policía en Santa Marta, indicó que "a partir de la notificación por parte del ICBF, la Policía Judicial de Infancia y Adolescencia inició las investigaciones para tratar de esclarecer el posible responsable".

La niña permanece en su entorno familiar, bajo el acompañamiento de un equipo interdisciplinario que mantiene el apoyo psicosocial a ella y sus más allegados.

El hecho ha causado indignación y repudio de la comunidad samaria que exige la pronta captura del responsable.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido