Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Imagen de referencia.
Ingimage

Un insólito caso se conoció apenas este jueves en el departamento del Atlántico, cuando dos pequeñas fueron intercambiadas al nacer, en el Hospital Niño Jesús de Barranquilla, en hechos ocurridos en el año 2016.

*Joel Martínez, padre de una de las menores, narró de forma nostálgica que con el pasar de los años se percató de que su hija no tenía ningún parecido físico a él, lo que le generó inquietud e incertidumbre ante una posible infidelidad por parte de su compañera sentimental. 

"A medida de que la niña iba creciendo yo no le veía parentesco. Quise hacer la prueba de ADN desde un principio, pero no tenía los recursos en el momento. La niña siguió creciendo y con ello también la duda, así que llegó el día en que dije que le haría la prueba de ADN. A los 10 días recibí el resultado, el cual arrojó que la niña era incompatible conmigo", relató el hombre.

Vea también: Grupo élite busca esclarecer crimen de menor y su tía en Montelíbano

Sin embargo, la historia dio un giro inesperado cuando la mamá de la pequeña también se realizó una prueba de ADN, que determinó que la bebé tampoco era su hija. 

"Le comenté a la mamá lo que estaba pasando, le pregunté que si ella había estado con otra persona, pero me juraba que jamás me había sido infiel. Luego de esto la mamá de la niña también se hizo la prueba, que resultó incompatible. En ese momento nos dimos cuenta que en el hospital fue donde algo ocurrió", prosiguió Joel. 

Tras los hechos, el hombre presentó un derecho de petición al hospital, para que le fueran entregados los registros de parto de aquél 21 de marzo. 

"Ese día hubo siete partos, unos fueron en mañana y otros en la noche. Mi mujer dio a luz en la tarde, por lo que me percaté del que había sido más cercano. Busqué a la muchacha en Facebook, ella tenía de foto de perfil a la niña y en cuanto la vi supe que era mi hija", narró el hombre.

"Logré contactarla a los 20 días y cuando le conté todo estalló en llanto. Luego le mandé los pasajes para que se viniera a Barranquilla, pues ella reside en Chimichagua (Cesar), y estando acá le hicimos la prueba a la niña. Efectivamente resultó que era mi hija", agregó. 

Lea además: Área Metropolitana de Barranquilla pidió apoyo para asumir competencia ambiental

En medio de esta difícil situación para ambas familias, el hombre contrató a un abogado de la firma De La Espriella Lawyers, la cual está a cargo del debido proceso para el restablecimiento de los derechos de las pequeñas.

Joel explicó conmovido que uno de sus mayores deseos es poder quedarse con las dos niñas, y así recuperar el tiempo que perdió con su hija biológica. 

"Ojalá pudiera quedarme con ambas, pues también quiero tener cerca de mí a mi hija de sangre. Quiero estar pendiente de ella por todos los años que he perdido a su lado", finalizó Joel el difícil relato. 

*Los nombres fueron cambiados, con el objetivo de proteger la identidad de las personas implicadas en los hechos.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.