Las  fuertes lluvias del fin de semana causaron daños en las poblaciones de Aracataca, Algarrobo, Fundación, El Retén y Zona Bananera, dejando decenas de miles de personas afectadas, debido al desbordamiento de algunos ríos que nacen en la Sierra Nevada de Santa Marta, especialmente los afluentes, Fundación, Sevilla y Ariguaní. Aunque las autoridades municipales manejan algunas cifras provisionales de las afectaciones y damnificados, esperan los reportes oficiales de Gestión de Riesgo para conocer el número de personas que se han visto perjudicadas por las lluvias en el departamento. En Aracataca el desbordamiento del río Fundación causó estragos en los corregimientos de Buenos Aires, Sampués, Sampuesito y Villa María, dejando aproximadamente 8.000 damnificados, según el reporte de autoridades. El mandatario municipal Pedro Sánchez Rueda confirmó que la problemática podrá solucionarse con la construcción de un muro de contención que impida el paso del agua hacia las viviendas, proyecto que ya está en fase de inicio y que tendrá una inversión de $23 mil millones de pesos. En Algarrobo, el desbordamiento del río Ariguaní causó deterioro en el lugar en donde se construye la planta de tratamiento y estación de bombeo del sistema de alcantarillado sanitario de la población. La alcaldesa de Algarrobo, Maribel Andrade Zambrano aseguró que los habitantes de la población se sienten desamparados por lo que hizo un llamado a las autoridades nacionales. Aunque no hubo mayores daños en viviendas, las vías de acceso quedaron bajo el agua, lo que ha ocasionado que el municipio esté incomunicado con la vía de San Ángel, situación que está perjudicando a los cultivadores de palma africana por las pérdidas que les representa el hecho de no poder llevar las cargas a los demás municipios. El Retén permanece inundado con más del 60% de la población afectada y aproximadamente 4.500 damnificados. 300 familias fueron reubicadas en dos albergues. Diez barrios del municipio sufrieron los peores daños por la anegación total de las calles y viviendas. En Fundación, más de 20 barrios fueron afectados por la calamidad. En Zona Bananera, el desbordamiento del río Sevilla dejó 325 familias damnificadas, especialmente en el corregimiento de Guacamayal, lo que llevó a las autoridades a evacuar a esas personas, quienes permanecen en resguardos.