Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Investigan muerte de joven por cirugía estética en Barranquilla

Foto referencial de archivo

Angie Carolina Mendoza quería levantarse los glúteos. No contaba con mucho dinero para hacerse la cirugía estética, pero la solución la encontró en el consejo de una amiga, quien le recomendó un sitio al norte de Barranquilla para que se hiciera el procedimiento.

Angie quería verse más bella. No fue precavida al escoger el lugar para operarse y perdió la vida el pasado viernes en el intento por verse mejor.

"Todo indica que fue a una clínica clandestina", dijo el comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, el general Ramiro Castrillón.

Sus familiares dicen que la engañaron. Que le dijeron que era un sitio confiable y que terminó pagando con su vida el error. Que al parecer algo no salió bien al momento en el que la estaban anestesiando, por lo que personas que trabajan en la cirugía la llevaron de urgencias al hospital más cercano.

"A ella la trajeron dos personas. Dijeron que ya regresaban con los documentos. Que estaban haciéndole una operación en un sitio legal y se fueron. Cuando los buscamos en la sala de espera, nos dimos cuenta que no regresaron", contó Julio Sederstrong, subdirector general del Hospital Metropolitano de Barranquilla, a donde fue llevada la mujer.

Mendoza llegó al hospital sin sus glúteos deseados, con un paro cardiorrespitario y con la vida pendiendo de un hilo. El expendiente médico señala que 45 minutos después falleció.

Pero nadie sabía su nombre. Un tatuaje en su abdomen la identificaba, junto a su jovial rostro que delataba que no era mayor de 25 años. Pasaron varias horas hasta que llegó un hombre a recepción a preguntar por Angie. Sin embargo su nombre no aparecía en el registro. Minutos después le solicitaron a este que reconociera el cuerpo de la chica del tatuaje. Era ella.

La familia comenta, en medio de la indignación, que tienen plenamente identificada a la mujer que figura como dueña del establecimiento en el que intervinieron a la joven. La describen como una mujer de 50 años de piel trigueña, con un cuerpo moldeado por varias cirugías estéticas y de labios 'inflados'. "Ella es la responsable de esto y contra ella será la demanda. Se llama Erika Ordoñez", dijo un familiar que pidió reserva de nombre.

Sandra Mendoza, hermana de la víctima, relató que su madre había ido a buscar a Angie al lugar donde la operaron en la tarde del viernes y que Ordoñez le dijo que su hija se había desmayado y que estaba recuperándose en el Hospital Metropolitano.

"Todo era mentira, porque prácticamente entró sin signos vitales al hospital y no sabemos qué fue lo que sucedió", contó Sandra.

De acuerdo con la Secretaría de Salud de Barranquilla, en la ciudad solo tienen licencia para realizar procedimientos quirúrgicos estéticos 15 clínicas. La Policía, por su parte, solicitó a la ciudadanía que acudan a sitios certificados para realizarse este tipo de procedimientos, pues aunque no hay conocimiento pleno de cuántas clínicas clandestinas hay, aseguran que en la capital del Atlántico "hay muchas".