Jim Marous, experto en banca digital y creador del foro The Financial Brand, explica que los usuarios no están buscando una relación con el banco, sino que quieren una mejor forma de manejar su dinero y de una manera alejada de lo tradicional, y añade que Colombia, a diferencia de Estados Unidos, puede innovar mucho más en ese aspecto. “La capacidad de digitalizar los pagos, el comercio, las transferencia de fondos de persona a persona, los préstamos y los ahorros no está restringida por esos hilos que existían se separaba cada uno de esos aspectos. A diferencia de los Estados Unidos que se basa en los servicios tradicionales. Ustedes tienen un lienzo sin pintar, tienen la posibilidad de entregar servicios digitales de una manera nueva”, dijo. Según el experto, que participa en al Convención Bancaria que se realiza en Cartagena, los consumidores colombianos no están tan comprometidos en los servicios digitales de la banca, un aspecto que señala es muy común en la cultura latinoamericana. Sin embargo, añade que es una situación que representa desafíos para los bancos, quienes deben entregar mejores soluciones digitales. En países como Colombia, las instalaciones bancarias y la interacción física tienen mucha importancia al momento de adquirir algún producto financiero, lo que se convierte en una barrera cultural para popularizar los servicios digitales. Marous explica que esa interacción ‘cara a cara’ no se perdería en un eterno digital si se utiliza todo el potencial de las nuevas tecnologías. “Las nuevas tecnologías pueden suministrar ese cara a cara sin tocarse, el futuro de la tecnología me va a permitir conectarme con mi banquero favorito en mi casa sin que usted físicamente esté ahí, puede ser en la pantalla del televisor o eventualmente. Puede ser un holograma donde usted no es real, eso me da el beneficio de la interacción humana”, argumentó Marous. Esa interacción asegura que beneficiaría más que todo a las comunidades rurales, sin embargo el desafío está en adaptar el entorno para facilitar las transacciones digitales, de nada vale innovar la manera de interactuar con el banco, si no hay cobertura de internet en determinada área, por ejemplo. Marous apunta que la tecnología permitirá terminar todos esos servicios, sin lo físico. El experto en banca digital anotó que muchas de las innovaciones que ha visto en Colombia han hecho algo para mejorar el procesamiento en el banco y no hacer que el proceso actual se digitalice, una práctica que aseguró le agrega valor a la experiencia de los clientes, y al tiempo mejorar la economía.