Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

JORGE OÑATE
Jorge Oñate, compositor y cantante vallenato.
Colprensa

Sentidas melodías acompañaron el camino a la última morada de Jorge Oñate, el 'Jilguero de América', quien falleció en la madrugada del pasado domingo, en Medellín. Entre cánticos, lamentos y gran admiración, sus seguidores lamentaron que se apagara el canto del 'Ruiseñor del Cesar'.

"Es un día histórico para recordar que muere quien es olvidado y sobra decir que a Oñate nadie lo olvidará por su obra", dijo uno de sus seguidores.

Lea también: Silvestre Dangond no fue capaz de cantar en sepelio de su padrino, Jorge Oñate

Sus hijos, también cantantes del género, homenajearon a su padre. José Jorge Oñate, antes de interpretar las letras, agradeció por los mensajes de solidaridad.

Exequias de Jorge Oñate en La Paz, Cesar
Exequias de Jorge Oñate en La Paz, Cesar
RCN Radio

"No tenemos cómo pagarle tantas oraciones, mi padre sabemos que esta un mejor lugar, nos duele el corazón pero nos deja su  legado musical", sostuvo Oñate.

Le puede interesar: Jorge Oñate: sus inicios en el conjunto "Los Guatapurí" hasta ganar un Grammy Latino

Entre tanto, en el público sus seguidores esperaron, a pesar del inclemente sol, hasta que su ídolo partió a su última morada. A algunos les parecía irreal que el hijo de La Paz, el que merodeaba sus calles, hoy partiera para siempre.

"Esto parece mentiras, es muy doloroso ver partir a un artista que fue para todos un amigo, y el más grande, bien le decían 'La Leyenda', su música y sencillez es algo que no podemos olvidar", afirmó Elina Medoza, otra habitante de La Paz. 

Hay que anotar que tras las exequias del maestro de la música vallenata, algunos cuestionaron la aglomeración que, a pesar de las recomendaciones de las autoridades, no se pudo controlar pues cientos de fanáticos no guardaron el distanciamiento. 

Le puede interesar: "Jorge Oñate murió esperando su homenaje": Hijo del cantante

Finalmente, se conoció que el cementerio central de La Paz, donde fue sepultado Jorge Oñate, queda a solo una cuadra de la casa en la vivió toda una vida, por ello su esposa Nancy Zuleta pidió que su féretro se detuviera en el fue su nido de amor.

Fuente

Sistema integrado de información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.