Entre 1300 y 1500 personas transitan día a día la frontera entre Colombia y Venezuela ubicada en el departamento de La Guajira, más exactamente en el corregimiento de Paraguachón, municipio de Maicao.



Por lo menos así lo señalan las autoridades fronterizas quienes además aclaran que este número excluye a los habitantes wayuu, quienes por su etnia, no realizan controles migratorios.

En relación a este tema, las autoridades distritales de Riohacha, aseguran que esta migración, potenciada en los últimos meses por la crisis venezolana, se está convirtiendo en un problema serio, ya que los venezolanos que se quedan en esa capital guajira, lo hacen en las plazas y espacios públicos, hecho que es de particular relevancia en una ciudad donde el turismo es clave en su economía.

En ese sentido, el secretario de Gobierno de Riohacha, Jairo Aguilar indicó que desde hace unos días “Venimos trabajando de manera articulada con las demás entidades que hacen parte de esta problemática que hoy es evidente en el distrito de Riohacha conjuntamente con Migración Colombia, ICBF, Policía Nacional, Personería Distrital. Estamos trabajando para hacerle frente a la problemática de la ocupación de los espacios públicos por la población venezolana”, señaló el funcionario quien además destacó que “Se necesita garantizar sobre todo a la ciudadanía del distrito que estos espacios se puedan disfrutar de la mejor manera. Estamos trabajando realizando los controles socialización pertinente a la población”.

Por otro lado, el encargado de la secretaría de Gobierno de la capital guajira, también señaló que es un trabajo pedagojico que vincula al venezolano ya que ellos “Conozcan el distrito, y entiendan que es turístico y cultural y necesita tener la capacidad de poder presentarse a la nación y al mundo como un destino turístico y cultural”, esto último, en relación a que la ocupación del espacio público perjudica la economía y otros temas socioculturales.

En relación a lo dicho por el Distrito de Riohacha, hay que destacar que hay lugares críticos como el parque de La India, ubicado a pocos metros del Comando de Policía de Riohacha, es el punto de llegada de cientos de venezolanos que salen de su país en busca de un mejor futuro.

Familias enteras, conformadas por niños y adultos mayores, pasan la noche en el parque, a la intemperie y duermen en las sillas o en el pasto.