Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

José Ramon Molina se reunión con las autoridades y su familia en Fonseca
Cortesía: Gaula Polinal

Acompañado de un grupo de habitantes del sector de Chorrera (La Guajira) llegó hasta su casa José Ramón Molina Peláez, el ganadero y presidente de Asoranchería secuestrado por hombres armados el pasado 18 de septiembre, mientras se encontraba  en su finca 'Las Iguanas'.

La presión por tierra y aire por parte de la fuerza pública habría motivado a los delincuentes a dejarlo en libertad. El ganadero, al verse liberado, logró huir del lugar. 

Inmediatamente después de conocido el secuestro, las autoridades habían desplegado diversos operativos para dar con el paradero de Molina Peláez. 

Lea ademásIdentifican los cuerpos hallados sin vida cerca a Barranquilla

El ganadero Molina señaló que "fueron unos días interminables. Cinco días durmiendo a la intemperie, lloviendo; el esfuerzo que hizo el gobierno fue fundamental. Esto permitió que los hombre que me tenían raptado se desplegaran".

Según el ganadero, una vez en libertad siguió el rastro del arroyo El Chorro, con rumbo al río Ranchería. Por esta ruta se guió para llegar a la población de Chorrera, donde el pueblo lo recibió y lo transportó hasta su casa, en Fonseca. 

"No tengo cómo agradecer a todos los que oraron por mí, la oración es fuerte. Solo tengo sentimientos de agradecimientos al Ejército, Policía, medios de comunicación", indicó el ganadero. 

Se presume que los delincuentes tenían secuestrado a Molina en la zona conocida como el Chorro, en la vía de Tomarrazón a Distracción, en ese departamento. Según Molina, entre los secuestradores "había de todo: cachacos, venezolanos, indígenas; por la modalidad, el tema era de tipo económico".

Le puede interesarTornado dejó a la intemperie a comunidad wayúu de Colorado, en La Guajira

El líder gremial aseguró que intentó negociar con sus captores, haciéndoles entender que los agricultores estaban literalmente en quiebra; sin embargo, ellos al parecer exigían cerca de 250 millones de pesos por su liberación.

Luego del momento vivido, José Ramón Molina pidió a las autoridades enfrentar la delincuencia y la inseguridad que se han desbordado en todo el departamento, en especial en el sur de esta región e invitó a los diferentes sectores productivos a trabajar para crear un frente común contra la delincuencia

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.