Cargando contenido

Representantes de las veredas del área rural de Santa Marta reclaman medidas de seguridad.

Zona rural de Santa Marta
Foto - cortesía

Los representantes de las 48 veredas localizadas a lo largo del corredor turístico que divide a los departamentos del Magdalena y La Guajira, en estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, denunciaron nuevas intimidaciones en su contra.

De acuerdo con líderes sociales y campesinos de las comunidades arraigadas en los corregimientos de Guachaca y Buritaca, en zona rural de Santa Marta, las amenazas provienen de actores que buscan generar temor y desestabilización en la región.

Lea además:  UNP hará seguimiento especial a líderes sociales amenazados en Magdalena

El líder social Freddy Castillo manifestó la preocupación de los miembros de las comunidades.

Fui amenazado la semana pasada por grupos al margen de la ley. Tenemos mucho temor ya que hay líderes que están preocupados por los rumores de que aquí hay un conflicto interno, por lo que le decimos al nuevo gobernador y a la nueva alcaldesa que cumplan con las promesas de seguridad y los proyectos”, indicó el representante de la región.

Castillo formuló un llamado a la fuerza pública para que garantice su seguridad y la de sus compañeros, en medio de la tensa situación que se vive en el sector.

A raíz del crimen de la pareja de ambientalistas, Natalia Jiménez y Rodrigo Monsalve, ocurrido recientemente en el área rural, la fuerza pública incrementó los operativos de seguridad en la Troncal del Caribe; no obstante, los pobladores creen que se requiere mayor acompañamiento de las autoridades.

“Hemos visto más garantías en la carretera, pero de igual manera eso no hace que los enemigos no hagan daño y nosotros seguimos preocupados. Yo he dejado de hacer mis funciones, ya que no he podido gestionar mis proyectos; no tengo acompañamiento policial en las amenazas”, agregó Castillo.

Lea también:  Corte Constitucional reclama al gobierno eficacia para proteger a líderes sociales

El presidente de la vereda de Calabazo, Álex Pinzón, quien también ha sufrido intimidaciones, denunció que actualmente no tiene esquema de seguridad.

“Colocamos la denuncia en la Fiscalía, fuimos a la Defensoría del Pueblo, ellos enviaron una documentación y en estos días los llamé porque me hicieron persecución al llegar a mi casa”, señaló el líder de la comunidad de Calabazo.

No tengo ninguna protección, prácticamente me encuentro enclaustrado en nuestra región porque no se me permite salir de acá. Temo por mi vida y por mi familia, porque las amenazas han sido muy serias”, puntualizó.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido