Después de casi 12 horas, las 16 máquinas de Bomberos de Santa Marta, Magdalena y Atlántico, lograron sofocar la intensidad de las llamas de la voraz conflagración que se originó en el sector del Mercado Público. Afortunadamente no se presentaron víctimas fatales ni heridos de consideración, no obstante las pérdidas comerciales son incalculables por cuanto no se ha estimado el valor de las edificaciones y mucho menos las inversiones que habían hecho los propietarios en cuanto a mercancía. Sergio Jiménez dueño de un almacén de insumos, entregó detalles sobre lo sucedido y la afectación que sufrió su negocio. “Desafortunadamente es un pérdida material incalculable, no solamente el local de nosotros sino de los demás comerciantes quienes tienen muchos años de estar en este sector. En cuanto al valor, podemos hablar de miles de millones de nosotros y de los demás locales”. Muchas familias que se sostienen de estos negocios se ven perjudicadas por el percance inesperado, en este sentido el comerciante compartió información sobre el estado en que quedan tantas personas que dependen de la actividad laboral diaria. “Inicialmente del local de nosotros son aproximadamente 30 personas si lo multiplicamos por 8 o 10 locales que fueron afectados en su totalidad, podemos tener un saldo aproximado de más de 300 personas afectadas por este incendio de gran magnitud”. La magnitud del desastre en cuanto a pérdidas se incrementa por la cercanía de la temporada de fin de año. Según el propietario de la venta de suministros de insumos para restaurantes, hoteles y puntos de comidas rápidas, ya se tenía material en bodega para afrontar los últimos meses del año. “Estamos en septiembre y en este sentido se comienza a incrementar los almacenamientos de inventarios, desafortunadamente se nos presenta esta situación y ahí está el resultado, un desastre total. Las autoridades de Policía acordonaron el área del desastre para evitar posibles saqueos a lo poco que quedó, de igual forma Gobernación y Alcaldía anunciaron un acompañamiento a las personas perjudicadas.