Cargando contenido

Foto referencial archivo



Un caso de ataque canino se registró en un parque que se encuentra ubicado en el barrio Castillogrande, en la zona turística de Cartagena.

Una madre que se encontraba departiendo con su hijo, un menor de dos años de edad, resultaron heridos como consecuencia de la agresiva reacción de un pastor alemán, que estaba en el mismo lugar.

Paola Maineros, relató que cuando se encontraba junto a su pequeño disfrutando de las atracciones del parque, detectó como el animal se iba a abalanzar hacia su hijo. Ella, al ver el movimiento del canino, reaccionó para proteger a su bebé, atravesándose en lo que parecía ser una mordida directa del animal hacia el niño.

"Estaba, como todas las mañanas, en el parque de la comunidad que está en el barrio Castillogrande. Mi bebé, que ya camina, intentó acercarse a un perrito pequeño que también jugaba en el lugar, pero cuando intentaba acercarse, se encontraba junto en los juegos, un pastor alemán, amarrado", dijo.

La ciudadana explica que inicialmente no vio amenaza alguna, debido a que el perro estaba amarrado, es decir, se encontraba atado a una cadena. Sin embargo, cuando ella observa que el animal iba con intensiones de acercarse a su hijo, se da cuenta que la cadena no era corta, sino que, esta le daba al animal la posibilidad de movilizarse a una distancia considerable dentro del parque, por lo que advirtió el riesgo en el que se encontraba el pequeño.

"El perro se le tiró a mi hijo. Alcanzó a hacerle unos rasguños en la barriga y yo, que intervine y lo alcancé a jalar, me mordió en una pierna. El bebé quedó con una de sus piernitas lastimadas y con la barriga lastimada y a mi me tuvieron que coger cinco puntos en la pierna", señaló.

El General Luis Humberto Poveda, comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena, manifestó que si bien la raza del canino no hace parte de las razas identificadas como peligrosas, ordenó la apertura de una investigación para establecer la amenaza que representa el animal, debido a que convive con su propietaria dentro de un apartamento que hace parte de un conjunto residencial que se encuentra en la zona donde ocurrió el hecho.

"Aunque el pastor alemán no es considerada una raza potencialmente peligrosa, a raíz de este incidente, si se debe considerar y que por tanto se debe cumplir con las normas que establece el Código Nacional de Policía y que es que debe permanecer con bozal y asistido con una cadena o de algo que lo sujete a su dueño", manifestó.

La dueña del animal ha cubierto los gastos médicos y demás atenciones que han requerido la madre y el niño herido por su mascota, así como está a la espera de las decisiones que se tomen por parte de la autoridad, donde se ha conocido que está en disposición de colaborar.

Por esta situación, en el Código Nacional de Policía, se establece que por "Tolerar, permitir o inducir por acción u omisión el que un animal ataque a una persona, a un animal o a bienes de terceros", se impondrá una multa equivalente a $786.880.