Foto: RCN Radio

En Bolívar crece el malestar por las obras inconclusas que dejó la administración del exgobernador Juan Carlos Gossaín, quien contrató la construcción de siete colegios en convenio con el Fondo de Adaptación y a pesar de que debían ser entregados en noviembre del 2015, aún siguen en construcción.

Uno de los casos más graves corresponde al colegio del corregimiento La Chapetona, juridiscción del municipio El Peñón, Bolívar. Ahí se construye un colegio desde el pasado 4 de mayo, pese a que el contrato debió ejecutarse desde septiembre del 2014.

Padres de familia dieron a conocer que las obras han sido abandonadas y temen que el nuevo colegio se quede solo en un cartel oxidado que instalaron en el sitio de la construcción.

“Estas entidades nos han abandonado la obra de una manera que uno se queda impresionado. Tienen esto abandonado...no sabemos quién es el contratista… Es doloroso que un corregimiento como este que está abandonado le hagan una obra y también la dejen abandonada”, señaló un habitante de la zona.

“Esto hierros están oxidados, hay mil pacas de cemento que ya están dañadas. Eso es plata que se pierde y que perdemos nosotros como comunidad”, señaló una habitante.

El colegio La Chapetona es una obra calificada como prioritaria porque la actual sede se inunda dos veces al año por la temporada de lluvias. Los habitantes señalan que los niños deben suspender clases cada vez que llega el inverno.

"Ya vienen las lluvias, los niños van a quedar sin clases porque La Chapetona se hunde...se pierde la plata, perdemos nosotros como comunidad", indicó una habitante.

[gallery ids="402100,402101,402099"] Harold Ketty, secretario del Interior de El Peñón, manifestó que las autoridades locales se suman a esta preocupación y solicitaron a los entes de control poner su mirada hacia ese municipio. "Ya se ha puesto en conocimiento de la alcaldía esta preocupación por parte de la comunidad, la cual es también nuestra preocupación... la verdad los estudiantes no están en las mejores condiciones, en el entendido que esta es una población vulnerable por inundaciones. En época de lluvias La Chapetona se inundad en un 100%... El contratista no lo vemos, existen deudas en la zona con la comunidad, esto nos está preocupando mucho", añadió el funcionario.

El personero de El Peñón, Bolívar, aseguró que son al menos 3 mil 540 millones de pesos los que se invirtieron para esa construcción que hoy sigue siendo una obra inconclusa.

"Al no dársele el curso normal a esta obra va a terminar en una afectación, les va tocar nuevamente a los estudiantes dar clases en cambuches. En estos momentos, la obra se encuentra en un 11% de avance, no contamos con la presencia del contratista ni tampoco por parte de interventoría, nadie nos da razón de la obra, lo que se encuentra es hierro cubierto por la maleza", dijo el personero.

[video width="640" height="352" mp4="http://www.rcnradio.com/wp-content/uploads/2017/10/2017-09-26-VIDEO-00003699.mp4"][/video]

Por su parte, representante de la secretaría de Educación de Bolívar, Manuel Fernández, aseguró que el contratista ha tenido problemas logísticos y dificultades por cuenta de la amenaza de grupos armados que hacen presencia en algunos municipios.

"Ha habido retrasos por problemas de orden público, hay otros retrasos que evidentemente son por retrasos del contratista, en temas de logística y transporte de materiales entre los diferentes proyectos. También hay atrasos en el pago de las cuentas por parte del Fondo de Adaptación... El contratista sabe de todas las características y a lo que se atiene firmando un contrato de estos y la idea es que tomen las medidas para que las obras se hagan en los plazos que se contrataron", dijo Fernández.

El contratista encargado del proyecto es el consorcio CDE, quien fue el único oferente de la licitación y a quien se le ha renovado el contrato en dos oportunidades tras cambios en sus representantes legales y problemas con los pagos del fondo de adaptación. Ver Contrato

Esta situación se repite en otros seis municipios de Bolívar donde se deben construir ramadas improvisadas para que  los niños reciban sus clases en épocas de lluvia, mientras los colegios que debieron ser construidos en la administración del exgobernador Juan Carlos Gossaín, siguen inconclusos.