Cargando contenido

El conductor samario aseguró que pasó de las lágrimas a una inmensa felicidad, tras recibir su vehículo totalmente arreglado.

Llanta camión - accidente de tránsito
Ingimage (Referencia)

La historia de Edwin García, conductor del camión cargado de pescado que se volcó y fue saqueado el pasado 9 de julio en Arroyo de Piedra, Bolívar, paso de las lágrimas a la felicidad, luego de que recibiera su vehículo como nuevo tras de ser reparado gratuitamente en un taller de Soledad, Atlántico.  

Le puede interesar: Se presentó sismo en La Guajira de 4.8 de magnitud

El pasado 9 de julio las imágenes de Edwin García llorando porque le vandalizaban su furgón, en una vía de Bolívar, se replicó en varios medios nacionales,  el vehículo llevaba una carga de pescado, por lo que varias personas se aprovecharon de la situación y robaron la mercancía.

Pese a la situación, el conductor asegura que: "Dios sabe para porque hace las cosas y todo esto ha sido una bendición, hubo mucha gente que me apoyo y estoy agradecido con eso. Ya tenemos el vehículo de nuevo y en esta semana comenzaremos a trabajar. Desde el día del accidente unos amigos me ayudaron con un mercado y gracias a eso pude atender a mi familia". 

García también manifestó su alegría señalando que: "Para mi sorpresa, jamás pensé que el vehículo iba a quedar como una 'uvita', la verdad es que me siento como un niño que recibe un regalo el 24 de diciembre, los amigos del municipio de Soledad realizaron un trabajo muy bueno, lo hicieron gratis y por eso estoy muy agradecido". 

Lea también: Les pillaron tremenda caleta de pura Cocaína a los narcos en Cartagena

Edwin asegura que pasó de las lágrimas a una inmensa felicidad, señalando que las redes sociales fueron claves para realizar una vaca y conseguir el dinero de la mercancía que se perdió en el accidente.

“Espero retomar mis actividades pronto y volver a vender los alimentos que han servido para mantener a mi familia”, dijo el hombre.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido