En la seccional de Medicina Legal en el Atlántico, se encuentran los cuerpos de los policías asesinados en un atentado con explosivos en la estación de la Policía en el Barrio San José de Barranquilla.

Las victimas: Yosimar Márquez Navarro, Fredy Echeverría Orozco, Fredy López Gutiérrez y Anderson Cano Arteta, fueron llevados en un principio a diferentes clínicas de la ciudad donde fallecieron.

Juan Francisco Cano, hermano de Anderson Cano, de 31 años de edad, pidió justicia y la verdad en este ataque “el llevaba 9 años en la policía, un gran ser humano, amaba su profesión como policía, el trabajo 6 años en Aráuca, llevaba  2 años y medio en Barranquilla y no merecía esto, jamas pensamos que eso pasaría, esperamos que las autoridades hagan justicia y se diga la verdad de lo ocurrido y de quienes fueron los responsables”.



Anderson Cano deja a su esposa y dos hijos, uno de dos meses y una niña de tres años. Se espera que algunos de los 42  heridos sean dados de alta en el día de hoy al presentar lesiones leves.