Cargando contenido

Foto referencial Ingimage



El cirujano cardiovascular Gustavo Brochet, denunció que fue despedido injustamente luego de haber aceptado intervenir quirúrgicamente a un recién nacido, sin embargo la clínica manifiesta que su cancelación de contrato se debe a otros factores.

Según relató el médico, el bebé presentaba una patología cardiovascular compleja que requería de una cirugía urgente o de lo contrario moriría. Indicó que ante las circunstancias, aceptó la solicitud de remisión del paciente hacia el hospital de Cartagena ‘Casa del Niño’, donde labora, y fue entonces cuando surgieron los inconvenientes.

“El niño nació en la Maternidad y nos solicitaron remisión en el hospital Casa del Niño que es el único sitio en Bolívar donde se está operando a niños con cardiopatías, yo acepté la remisión pero luego me llamaron de Admisiones para decirme que por orden del doctor Percy, gerente del hospital, ese niño no se iba a recibir”, aseguró el médico.

Agregó que “como ya es una situación reiterativa, que es el gerente quien decide qué niños se reciben y quiénes no, entonces yo le dije al familiar que pusiera una queja en el Departamento Administrativo de Salud y al día siguiente yo me encontré con la sorpresa de que me llamaran de Recursos Humanos para decirme que trabajaba hasta ese día”.

El médico Gustavo Brochet, manifestó que Cartagena y Bolívar solo cuenta con él como cirujano cardiovascular.

“Mi preocupación no es el despido, sino que yo dejo ocho niños hospitalizados en la UCI del programa cardiovascular de la Casa del Niño, seis están recién operados, dos están muy recientemente operados que fue el día lunes; esos niños están ahí con cables de drenaje, con cables de marcapasos, catéter de diálisis, y están en riesgo de sangrado, esos niños pueden sangrar y tienen riesgo de fallecimiento sino se les revisa”, dijo el médico.

Agregó que  “hay otros dos en UCI en estado crítico que deben ser operados, uno de ellos estaba programado para operarlo hoy y yo tenía la programación ya hecha”.

Por su parte el gerente del hospital La Casa del Niño, Luís Percy, le salió al paso a la denuncia, manifestando que lo que relata el doctor es falso.

“Lo que dice el Dr. Brochet es una mentira flagrante que atenta contra mi integridad personal y contra el buen nombre y la gran labor social que mantiene la Casa del Niño y esto lo debemos aclarar en instancias judiciales porque está difamando nuestra labor y el nombre de la Casa del Niño”.

En cuánto al despido, explicó que “el dia 6 de diciembre se tomó la decisión de que el programa de cirugía cardiovascular entrará en revisión debido a la imposibilidad de mantenerlo bajo las condiciones actuales que incluyen un gran costo de operación derivado de los altos salarios que reciben los médicos que hacen parte del programa y a la gran deuda que mantienen las EPS con la Casa del Niño y que desde el mes de agosto hemos hecho público y hemos denunciado en distintos escenarios”.

Enfatizó que “lo que sí es cierto es que hemos buscado cualquier cantidad de opciones para que el programa continúe, se invitó al Dr. Gustavo Brochet a una mesa de conciliación para buscar opciones en cambios en el programa que incluía una modificación de sus condiciones salariales y de sus condiciones de permanencia en el hospital, buscando apelar al buen sentido y a la buena fe que nosotros tenemos mientras pasábamos esta situación tan incomoda que es el no poder tener la financiación y el Dr. Brochet se negó a entrar en esta coyuntura”.

En cuanto a la atención de los pacientes, dijo que “tengan la seguridad que están siendo bien atendidos por un equipo de médicos donde hay especialistas y sub especialistas, ya tenemos un plan de contingencia con un cirujano cardiovascular que nos puede ayudar en caso de requerirlo y donde no habrá ningún tipo de inconveniente".

"Frente al caso del niño que estaba programado para cirugía, esta mañana tuvimos una junta médica y el niño no se puede llevar a cirugía por condiciones propias de la enfermad, por lo que se programó para el martes”, aseguró.