Como medida de prevención, la oficina de Gestión del Riesgo de Bolívar, recomendó cerrar las bocatomas de los acueductos ubicados en los municipios que rodean el río Magdalena tras el paso de trozos de madera por el afluente.

Esta circunstancia se presenta desde el jueves anterior. ‘La palizada o maderada’ como es llamada, tienen 10 metros de ancho y 7 kilómetros de longitud. Aún las autoridades desconocen que produce este hecho.

Ariel Zambrano, director de la oficina de Gestión del Riesgo en Bolívar, dijo que “activamos los protocolos establecidos en los lineamientos de la ley, activamos cada uno de los consejos municipales, les exhortamos a que cada una de las entidades de socorro estuvieran atentos y se emitieran las alertas amarillas correspondientes. La misma exhortación fue para los alcaldes municipales”.

Hasta el momento no se han presentado afectaciones, sin embargo, la advertencia de no navegar se hace a pobladores de Clemencia, Magangué, Barranco de Loba, Zambrano, Calamar y otras zonas de Magdalena y Atlántico.