Cargando contenido

Foto tomada de internet



Una niña de once meses de nacida fue ingresada de urgencias a una clínica en el norte de Barranquilla tras haber ingerido pólvora la noche de este miércoles en el municipio de Soledad. Es el segundo menor que resulta intoxicado por comer pólvora en menos de dos semanas en el Atlántico.

Este tipo de intoxicación es  grave ya que una vez, el fósforo, es absorbido pasa a los órganos, afectando principalmente al hígado.

El especialista toxicólogo Agustín Guerrero, informó que la madre había encontrado a la niña masticando el triqui traque y pese a intentar que los expulsara fue imposible.  

El equipo de médicos de la clínica, se encuentran realizándo un tratamiento de rigor para evitar que su cuerpo absorba el químico.