Cargando contenido

La joven, de 16 años y estudiante de la Universidad del Norte en Barranquilla, sufrió graves lesiones en su oído izquierdo y en su rostro.

Joven agredida por su novio Barranquilla

En Barranquilla continúan presentándose casos de violencia intrafamiliar y violencia feminicida en todas las esferas sociales 

El más reciente caso lo sufrió María Camila Pantoja, una joven de 16 años de edad, quien recibió una golpiza por parte de su novio en el norte de la capital del Atlántico.

Los familiares de la joven asegura que el individuo señalado de estos hechos es una persona posesiva y controladora.

El hecho se suma al que se reportó en las últimas horas en el sector de la ciudadela 20 de julio, en el suroccidente de la ciudad, donde una joven auxiliar de enfermería fue brutalmente asesinada por su pareja sentimental.

En su relato, María Camila contó que "yo me encontraba en mi casa cuando recibí la llamada de mi novio Cristian Leonardo Quintero Pacheco. Estaba furioso porque se enteró que había realizado una tarea con un amigo; lo que no me imaginé fue todo lo que vendría".

Agregó que "siempre recuerdo que al comienzo era muy lindo conmigo, pero luego los celos enfermizos comenzaron a dañar la relación". 

La joven manifestó que "él me pidió que lo acompañara a su carro y accedí". Al subirse al vehículo de su novio este comenzó a gritarle y a decirle improperios del porqué había realizado la tarea con su compañero sin avisarle.

"En medio de la discusión de repente comenzó a pegarme en la cara, me tiraba del cabello, me golpeaba contra la puerta del carro, intentó ahorcarme y, en medio de la golpiza, me decía que esto era lo que me merecía por hacer esas cosas que no le gustaban", contó María Camila.

La estudiante narró que los golpes duraron más de seis minutos y que "gracias a uno de los vigilantes que hay por mi cuadra me pude escapar para llegar a mi casa y contarle a mis padres".

Ellos la llevaron al hospital y el dictamen fue que tenía el oído interno afectado y varios golpes en el rostro y marcas en el cuello.

"Mi vida cambió desde ese día y por eso estoy en este medio para contar mi historia, para que muchas mujeres y jóvenes no lleguen a esta situación", dijo.

Eduar Pantoja, padre de la menor, aseguró que la justicia ha sido muy lenta para resolver este caso.

"Mi hija recibió la peor parte de esta historia, pero no hay nadie que resuelva nada. Esperamos que la justicia se cumpla en este caso, ya que una de las afectaciones que tiene mi hija fue la perdida auditiva y su vida emocional", aseguró.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido