El Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, aseguró que Colombia considera un grave problema volver a recibir gasolina de contrabando procedente de Venezuela frente a la posibilidad de la reapertura de la frontera.

Precisó que el negocio ilegal de combustible se ha convertido un factor generador de crimen, inseguridad y riesgos para la salud de los habitantes de departamentos como Cesar y Norte de Santander.

“Colombia no quiere, no tiene interés en esa gasolina de contrabando; en Cesar, Norte de Santander, no se quiere esa gasolina de contrabando, es un problema de criminalidad, inseguridad y riesgos en la salud”, dijo el ministro.

El Ministro aseguró que en este comercio de combustible, solo deberá permitirse los cupos normales que han sido establecidos por las autoridades.

Así mismo señaló que se está a la expectativa de los resultados de la reunión entre los presidentes Santos y Maduro en cuanto a la eventual reapertura de la frontera común.