Durante este año han aumentado las agresiones contra el personal médico de Bolívar. Al menos seis casos se han registrado en centros asistenciales de esta zona del país. Según la secretaría de Salud, los agresores a los profesionales de la salud son con piedras, palos y hasta armas corto-punzantes. Estos casos ocurren principalmente durante las festividades municipales y los fines de semana. Nacha Newbal, directora de prestación de servicios de la secretaría de Salud de Bolívar, dio a conocer que estas agresiones ponen en riesgo la prestación de los servicios en este departamento: “El estado de alicoramiento altera los ánimos y conduce a tener situaciones y actuaciones de violencia que trascienden a las instituciones hospitalarias. Sería muy lamentable que la prestación del servicio sea de algún modo suspendida por la agresión a la misión médica y por los daños que ocurren cuando las personas entran a terminar las peleas en las instituciones. En el departamento de Bolívar tenemos identificados seis municipios críticos en los cuales estamos haciendo intervenciones significativas”.  Los municipios más afectados por estas agresiones corresponden a San Juan Nepomuceno, Magangué, Achí, Clemencia, Turbaco y Regidor, allí los médicos han sido víctimas de ataques por pacientes u otras personas que llegaban hasta las salas de urgencias. “Generalmente los más afectados son nuestras auxiliares de enfermería y los médicos de turno que son en su mayoría quienes están prestando su servicio social obligatorio. De igual manera estos hechos violentos destruyen los equipos y la infraestructura hospitalaria lo que genera gastos adicionales a las ESE locales porque para prestar sus servicios deben tener sus elementos completos”, añadió. Según las autoridades de salud, por fortuna estos hechos no causaron heridas graves al personal médico pero obligaron a la suspensión temporal de la prestación de servicios en los centros asistenciales.