Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Se espera que, por medio de este programa, Barú tenga a futuro una capacidad deportiva instalada.
Suministrada / RCN Radio.

Por medio del deporte, el arte y actividades didácticas, 525 niños de escasos recursos de la isla de Barú (Cartagena), le apuestan a contrarrestar los efectos causados por la pandemia del covid-19 en los ámbitos académicos, psicológicos y recreativos.  

De esta manera, los menores de edad pueden acceder gratuitamente a programas de formación, talleres y escuelas deportivas de fútbol y sóftbol,  por medio de una serie de fundaciones y entidades públicas y privadas que se aliaron.  

El programa denominado ‘Barú en la jugada’, empezó a funcionar desde hace siete meses y tiene como objetivo ayudar a cientos de niños que se vieron afectados por el confinamiento y la crisis de salud pública que vivió el país durante casi dos años por la propagación de la covid-19

Lea también: Aida Victoria llora al contar que líder social al que ayudó ahora habla mal de ella

La estrategia cuenta con profesionales para atender a los menores de edad que hayan desarrollado problemas de salud mental, de convivencia o retroceso académico.  

La pandemia resaltó problemas sociales y educativos que hemos tenido en el país desde tiempo atrás. Una de las dificultades más marcadas en los niños se relaciona con la debilidad en sus competencias de lectura, escritura y matemáticas, es por esto que, las actividades del componente pedagógico cobran un gran valor”, señaló Gladys Sanmiguel, directora ejecutiva de la Fundación Colombianitos. 

El proyecto también le apuesta a contrarrestar los efectos de la desnutrición en la isla, con jornadas de evaluación y tamizaje con las que se verifican el estado nutricional de los niños para incluirlos en programas de alimentación acorde a sus necesidades.

Le puede interesar: Manuela e Isabella se salvan de ir a reto de eliminación en MasterChef Celebrity  

Si bien esta iniciativa se enfoca en el bienestar de los niños, los padres de familia, especialmente los de escasos recursos, también reciben ayuda profesional enfocada en componentes psicosociales en donde tienen acceso a talleres y actividades lúdicas de manera gratuita.  

Otro de los grandes objetivos de esta iniciativa está enfocado en alejar a los menores de edad de prácticas ilícitas y ofrecerles mejores oportunidades de vida, por lo que cobija a niños de todas las edades.  

“Este es un proyecto que llegó para dinamizar las prácticas cotidianas de los participantes e impulsar su desarrollo sostenible. Ha sido el escenario para que los niños, niñas y jóvenes desarrollen nuevas habilidades”, explicó María Stephanie González, gerente de desarrollo social de la Fundación Santo Domingo. 

Fuente

Sistema Integrado de Información.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.