Hoy los representantes de los gremios productivos se reunirán con el gobernador del Cesar, Francisco Ovalle y el secretario de agricultura, Carlos Eduardo Campo, para definir la necesidad de declarar la calamidad pública en todo el departamento ante la crisis que están enfrentando los productores de la región por el Fenómeno de El Niño. La sequía y el desabastecimiento de agua fueron las razones por las que los municipios de Valledupar, La Paz, El Copey, La Jagua de Ibirico, Aguachica, Bosconia, Río de Oro y Curumaní se declararon en calamidad pública, mientras Becerril y Astrea están a punto de hacerlo por las mismas motivaciones. Teniendo en cuenta toda esta problemática que afecta al sector no solo esos municipios sino el resto del departamento, el gobierno departamental está buscando la declaratoria de calamidad pública para el Cesar, que le permitirá gestionar ayudas ante el Gobierno Nacional. “Con la declaratoria se busca que el gobierno nacional a través de la Unidad Nacional del Riesgo de Desastres y el Ministerio de Agricultura,  fije su mirada en el Cesar, departamento que ha sido fuertemente golpeado por el Fenómeno de El Niño y tramitar ayudas para mitigar el impacto que ha ocasionado esta crisis”, dijo el secretario de agricultura, Carlos Eduardo Campo Cuello. En la actualidad, en el Cesar hay igualmente 21 municipios en alerta roja por probabilidad de incendios forestales. Ante esa situación, se está haciendo un llamado a los alcaldes para que realicen los censos de riesgo, que  sirven de soporte  para el proceso de declaratoria ante el gobierno nacional.