Diásporas, ecopetrol, coveñas, lecho marino, recuperación, peces

[video width="640" height="352" mp4="http://www.rcnradio.com/wp-content/uploads/2018/01/WhatsApp-Video-2018-01-29-at-6.57.28-AM.mp4"][/video] Luego de 32 años en el cargue y descargue de los 40 buques que cada semana llegan al puerto petrolero de Coveñas, la boya TLU 1, fue hundida en el fondo del mar, ahora para servir de habitad a especies marinas Su labor fue la de flotar, pero la mole de hierro de 168 toneladas, casi cinco metros de alto por 8.5 metros de largo e igual ancho, fue perforada para que fuera al fondo del mar. Este artefacto naval hace parte de los 5 que, junto a otras 95 estructuras construidas con tramos de oleoductos, se convierten en arrecifes marinos artificiales para recuperar el deteriorado lecho marino del Golfo de Morrosquillo. Se trata del Programa Diásporas, iniciativa de las empresas petroleras,, asentadas en esta zona, conjuntamente con las autoridades ambientales y gobiernos locales con el fin de mejorar las condiciones de miles de familias que viven de la pesca artesanal. Diásporas inició en el año 2000 con el hundimiento de 20 de estas estructuras. Posteriormente fueron hundidas otras 30. En el inicio de 2018 fueron hundidos los cinco artefactos navales, entre ellos boyas y una barcaza gigante. Estos arrecifes están ubicados dentro de las tres millas náuticas (área reservada para la pesca artesnal) frente a las costas de Coveñas y Tolú, en Sucre y San Antero, en Córdoba. El Programa Diásporas contempla hundir 100 de estas estructuras, que hoy son ya el habitad de especies marinas que hace 20 años habían desaparecido, explicó el biólogo Fernando Delgado, profesional HSE (Seguridad, Salud Ocupacional y Medio Ambiente) de Ecopetrol. Explicó que el lecho marino en esta zona está deteriorado por factores como la sedimentación y la explotación indebida del recurso pesquero. “Los pescadores indican que las capturas de peces se han incrementado en la zona y prefieren estar en esa zona”, dijo. Delgado explicó que el lecho marino se sedimentó por la destrucción del bosque marginal del cauce de los ríos que arrastran sedimentos y lo llevan al golfo. “Desde 1950 el nivel del fondo del Golfo de Morrosquillo se ha incrementado en unos 3 metros. Todo lo que estaba allí quedó sepultado bajo capas de lodo”, aseguró y agregó que por eso es que se crea Diásporas para crear estructuras que sobresalgan de ese lodo. Eduardo Estrada, presidente de la Corporación de Pescadores del Golfo de Morrosquillo, Corpagolfo, dijo que una serie de especies que habían desaparecido han vuelto y con ello ha mejorado la pesca. El proyecto beneficia directamente a 250 pescadores vinculados al proyecto, pero indirectamente a mil 400 de Corpagolfo y más de 12 mil de toda la región.