Autoridades confirman que el incendio forestal  originado en la Sierra Nevada de Santa Marta ha sido extinguido en un alto porcentaje. Aunque el poder de las llamas ha disminuido en gran proporción en la zona de la emergencia, las condiciones climáticas por efecto de una espesa y repentina neblina han impedido que la operación finalice totalmente.  Según el Comandante Operativo del Cuerpo de Bomberos de Magdalena,  Teniente Ricardo Chaín, "para los pilotos resulta imposible aterrizar en espacios en donde no hay visibilidad, en este sentido se está a la espera que se despeje el fenómeno y se reciba la autorización  para retomar los trabajos en tierra con el personal que se desplazó y ya está en el sector". Aun persisten cuatro puntos específicos con presencia de fuego que siguen encendidos en parte a la fuerza de los vientos. Unas treinta unidades de los Bomberos con el apoyo de un helicóptero de la Fuerza Aérea equipado con el sistema de irrigación Bambi Bucket para descarga de agua, van a reiniciar la parte final del operativo tan pronto mejoren las condiciones en el área incinerada.