Cargando contenido



A partir del primero de enero de 2018, el pasaje de Transcaribe pasará de 2.100 pesos a 2.300 pesos dado el resultado de un informe técnico de proyección. El documento explica que el incremento se debe al aumento de rutas alimentadoras y para evitar el riesgo de desfinanciación del sistema, así como para guardar competitividad con otras alternativas de movilidad. Ver decreto que estipula nuevo tarifa de pasajes en Transcaribe

Leonardo Jiménez, coordinador del Centro de Estudios del Trabajo en Cartagena, explicó que el porcentaje del alza responde a problemas estructurales; sostuvo que Transcaribe se implementó bajo la idea de movilizar el 100% de los pasajeros que utilizan transporte público en la ciudad, unos 475 mil usuarios cada día. Una proyección que no se cumplió.

“Según las cifras de Transcaribe, el sistema está movilizando 90 mil pasajeros. Esto es preocupante porque los ingresos que genera la tarifa son los que define el equilibrio financiero”, anotó Leonardo Jiménez.

Como segundo aspecto, el investigador agregó que Transcaribe no requiere de competencia con otros modos de transporte para su adecuado funcionamiento, por eso la licitación comprometía a la empresa y a los operadores a chatarrizar 1.500 buses de servicio público porque le quitaban demanda. A la fecha solo van 500.

“A la fecha, diciembre de 2017, solo se han chatarrizado 500 buses. El argumento es que no hay ingresos o que el balance financiero de los operadores no se ha realizado; esto se debe a la improvisación y las irregularidades del sistema”, agregó el coordinador de Cedetrabajo Cartagena.

Por lo anterior, Jiménez explicó que Transcaribe no es viable financieramente dado que los operadores reciben ganancias sin invertir en el sistema y se traslada ese cobro a los usuarios: “La determinación de la gerencia de Transcaribe es aumentar de manera periódica la tarifa para tratar de compensar la rentabilidad, que no es más que las utilidades de los operadores privados”.

Según proyecciones del centro investigativo, Transcaribe debería tener unos 715 vehículos y sin ellos no puede alcanzar las proyecciones de número de pasajeros transportados por día. Para Jiménez, esa es la justificación para que los buses movilicen el mayor número de personas en un mismo viaje, dado que le conviene a los operadores.

“Dentro de la estructura de la ganancia hay un indicador técnico que se llama el índice de pasajero por kilómetro, entre los buses estén más llenos y más kilómetros recorran, la remuneración o las utilidades por una prima de éxito que tienen los operadores privados se aumenta” expuso Jimenez.

De acuerdo con investigaciones del Centro de Estudios del Trabajo en Cartagena, los 2.100 pesos que paga un usuario al ingresar al sistema es el aire acondicionado, el gas natural de los vehículos, las adecuaciones de pasajeros por discapacidad, el mantenimiento de las llantas, los servicios públicos de las instalaciones.

El estudio técnico que justifica el incremento fue señalado por Cedetrabajo como un documento frágil y con carencias de indicadores como demanda de pasajeros.