Cargando contenido

Foto: Cortesía Habitantes de uno de los edificios con orden de desalojo en Cartagena.



Los residentes de los 16 edificios en riesgo de colapsar en Cartagena aseguran que no evacuarán pese a que el Distrito ordenó el desalojo inmediato de esos inmuebles.

La desesperación de los propietarios, se evidencia en el edificio Portal de Los Caracoles, una de las estructuras en riesgo de colapsar según los estudios de la Universidad de Cartagena.

Allí los residentes decidieron quitar el letrero que daba nombre a esa edificación para evitar que la gente los señalara y les gritara ese edificio se va a caer. “Vivimos con zozobra. Ahora, la gente que nos ve nos dice: esos son los que viven en los edificios de Los Quiroz”, dijo un residente.

Pese a que la alcaldía contrató a la Universidad de Cartagena para que realizara un estudio patológico de esas estructuras, los residentes se niegan a creer en los resultados de esas pruebas y piden se confronten con otros estudios. “Esto nos ha ocasionado problemas, incluso de salud, no es justo lo que nos está pasando”, expresó otro inquilino.

El personero, Willian Matson, señaló que se debe garantizar los derechos fundamentales de estas familias y que por esa razón se deben evacuar estos edificios y hacer acompañamiento a la atención que haga la alcaldía a los propietarios.

La alcaldía decretó la calamidad pública y ordenó el desalojo de estos edificios. Los propietarios insisten que no tendrán a donde ir y se niegan a abandonar sus apartamentos mientras que los constructores siguen detenidos mientras se desarrolla el proceso penal en su contra.

Esta advertencia se dio tras conocer los resultados de un estudio patológico que hizo la universidad de Cartagena tras el desplome del edificio  Blas de Lezo, que dejó 21 personas muertas. Las investigaciones se desarrollaron en las obras ilegales que tenían la constructora Quiroz, responsabilizada de estas irregularidades.

Los constructores de estas estructuras son los Hermanos María y Wilfran Quiroz, quienes están vinculados en un proceso penal por urbanización ilegal y homicidio pulposo tras el desplome del edificio portal de Blas de Lezo 2.

Estos edificios están conformados por más de 283 apartamentos, la mayoría de ellos fueron pagados por créditos bancarios por lo que hay indignación y rechazo por la orden de evacuación que emitió el alcalde.