Con el fin de que Valledupar no convierta en “la cloaca de delincuentes” el director del área Metropolitana de la capital del Cesar, le envió una carta al INPEC se solicita tomar medidas frente a la existencia de la cárcel de Máxima y Mediana Seguridad de esta ciudad, conocida como ‘La Tramacua’. Según sostiene en la misiva, el director del Área Metropolitana valduparence, Alfredo Saade cuando se da el traslado de uno de estos condenados no solamente se viene el delincuente, “Se viene detrás del delincuente esa gran corte que ellos tienen para poder mantenerles dentro de las cárcel su estatus como delincuentes” señaló el funcionario y agregó; “Es decir, 5, 6, 7 o 10 delincuentes más que nos lleguen a Valledupar; por cada delincuente o terrorista trasladado a la Tramacua, significa que esos diez delincuentes tienen que producirles recursos a sus jefes, y tienen que entrar en el narcotráfico, tienen que entrar en el microtráfico, tienen que trabajar la prostitución, tienen que trabajar en el hurto de celulares, tienen que trabajar en el hurto a viviendas”. Saade, también fue enfático en asegurar que de no recibir una respuesta positiva frente a esta solicitud, iniciará con un proceso de recolección de firmas ya que en su criterio es necesario el traslado de ese centro carcelario: “Lo que sucede es que, cuando nos traen ese tipo de delincuentes hay algo que es gravísimo; primero, nos traen una economía falsa, hay unos globos económicos falsos que cuando se va el delincuente y se lleva su corte inmediatamente la economía cambia”. Pero todo no termina allí, el funcionario también explicó que cárcel “Nos trajo problemas garrafales de seguridad, porque traen su corte de delincuentes para que los sostengan” concluyó que “Ninguna cárcel trae buenas cosas para las ciudades eso es una verdad”. En relación a esta solicitud, hay que recordar que a esta cárcel de máxima y mediana seguridad, han sido trasladados delincuentes de alto perfil mediático como Rafael Uribe Noguera, asesino condenado por la muerte de la pequeña Yuliana Samboni y quien comparte centro de reclusión con otras personas condenadas por delitos sexuales en Colombia que han tenido gran connotación en el territorio colombiano. Como es el caso de Luis Alfredo Garavito, sentenciado por el abuso y homicidio de más de 20 niños, además de Javier Velasco, homicida de Rosa Elvira Cely.