San Andrés vive del turismo, pero los nuevos planes con todos los servicios y planes incluidos y las playas de uso exclusivo podrían poner en aprietos a la economía popular del archipiélago. El director de la Oficina de Control de Circulación y Residencia de San Andrés, Josep Barrera, explica exactamente qué es lo que está pasando con la mayoría de turistas que llega a San Andrés. Muchos de los habitantes permanentes de la isla se dedican a la economía popular, pero aseguran que cada vez más la isla se llena de lo que llaman “turismo chancletero”. Cantidad versus calidad: Para Josep Barrera los planes económicos con servicios incluidos atraen grandes cantidades que dejan poco dinero y hasta ahora no hay límite para la cantidad de personas que pueden recibir. Porque San Andrés sin turistas ya está sobrepoblada, según Arlington Howard, diputado de la Asamblea. (Lea también: El árbol del pan: la ambrosía del caribe que podría salvar la alimentación en San Andrés) Para llegar al archipiélago hay que comprar una tarjeta de turismo que vale más de 100 mil pesos, por ese concepto recaudaron en el último año 80 mil millones de pesos, suena a muchos recursos, pero este dinero no es suficiente. No es que los sanandresanos no quieran a los turistas, pero son conscientes de que se requiere replantar esta industria para hacerla sostenible. Saben, como isleños que los recursos son limitados y sería cuestión de tiempo para acabar con ese paraíso.   Por: Carlos Brand