Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Control a transporte urbano.
Policia Metropolitana de Barranquilla

Una de las particularidades que llamó la atención de la extensión de las medidas en Barranquilla es la aplicación de la medida de pico y cédula en el transporte público en la ciudad, lo que cobija tanto buses, busetas y colectivos, el Sistema de Transporte Masivo, Transmetro, y el servicio individual taxi.

Lo anterior generó incertidumbre sobre cómo sería el funcionamiento para controlar que las personas que se movilizan en estos vehículos sean aquellos dígitos corresponde a pares, para el caso de este lunes.

Esa misma incertidumbre la tienen los transportadores, según lo indicó Giovany Ramos, quien es el vocero de Analtra, la asociación que agremia a buses y busetas, quien señaló que esta labor debe ser regulada por la autoridades y no por los conductores.

Lea también: Preocupación de gremio médico en el Atlántico por aumento de ocupación de camas UCI

"Esta no es labor de los conductores, ellos tienen una función que es la de conducir y deben estar concentrados en ella, no pueden estar controlando quién sube o no, además, porque se han presentado casos donde los pasajeros agreden al conductor cuando este les hace el llamado de atención. Además, es también una cuestión que de los usuarios sean conscientes de que si el bus va lleno, eviten tomarlo y esperen el siguiente", sostuvo.

La medida de pico y cédula para el transporte público empezó a regir este lunes, por lo que la seccional de Tránsito y Transporte de la Policía Metropolitana de Barranquilla, desde tempranas horas, empezó a intervenir los vehículos que prestan el servicio de transporte de pasajeros para justamente corroborar el cumplimiento, no solo de la medida, sino también los aforos máximos permitidos, que son del 70% para el caso de los buses urbanos.

Vea además: Fallecieron dos médicos tras complicaciones por covid-19 en Atlántico

El coronel Jhon Mirque, comandante de la seccional de Tránsito y Transporte, sostuvo que la intención va más allá de imponer un comparendo por no cumplir la medida, es apostar a la buena fe de los ciudadanos.

"No se trata de sancionar, sino de generar consciencia, de que si no es vital salir, que no lo hagan, que pidan a sus empleadores que le expidan una certificación que avale que si debe salir es por temas de trabajo y que cumplan, que si no es su día de cédula, pues que no tome el servicio", indicó el coronel.

El oficial recordó que las excepciones para el uso del transporte público son por trabajo, por citas medicas o vacunación, o por casos fortuitos.
 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.