Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Samuel Otero es un niño alegre y conversador, que a sus 7 años de edad se ha convertido en todo un ejemplo de vida.

Este pequeño, natural de San Onofre (Sucre), logró volar por primera vez en un helicóptero; cumpliendo así uno de sus más grandes sueños.

Este niño, que a muy corta edad ha tenido que privarse de las aventuras y travesuras, debido a la leucemia linfoblástica aguda que padece desde los 5 años de edad, pudo vivir la experiencia de estar al interior de una aeronave y surcar el cielo.

"Yo le dije a Dios que yo quería volar en un avión y que yo iba a sanar y salir adelante. Le doy gracias a los médicos y a Dios porque él me cumplió la promesa que yo le dije", expresó.

La felicidad de Samuel salta a la vista porque él, a pesar de su enfermedad y su corta edad, tiene claro lo que quiere ser cuando sea grande.  Su más grande anhelo es ser piloto de la Policía, porque como los hombres y mujeres que integran esa Institución, sueña con servir y ayudar a los demás.

"Quiero ser piloto para ayudar a la gente, a mis padres, a mis hermanos, a la gente", dijo.

Ese sueño fue transmitido por la Fundación Huellas de Fe y respondido de forma inmediatamente por el general Fabián Laurence Cárdenas, director de la Policía Antinarcóticos.

El oficial, acostumbrado a ordenar y dar directrices sobre operaciones en la lucha contra las drogas, pidió con ese mismo compromiso a sus hombres y mujeres, ir en búsqueda de Samuel y fue así como una delegación de esa dependencia de la Policía, se trasladó al hospital en Cartagena donde el pequeño se encontraba internado para cumplir una misión especial.

"A través de nuestra división de aviación nos sentimos orgullosos de hacer realidad el sueño de un niño que nos da una lección de vida", señaló el coronel Jorge Pinzón, comandante de la Compañía Antinarcóticos Regional N°8.

El pequeño Samuel, tras una valoración del personal médico que lo atiende, pudo junto a su madre Luz Valero y los uniformados de la Policía, llegar al Aeropuerto Internacional Rafael Núñez, donde lo esperaba el helicóptero con el que iba a cumplir su sueño.

"Hemos luchado bastante pero le doy gracias a Dios porque nos hemos sentido escuchados. Le damos las gracias a todos", manifestó Valero.

Para la madre de Samuel, lo ocurrido este viernes 14 de septiembre es el cumplimiento de una promesa, porque su hijo no sólo hace realidad un sueño, sino que también se aproxima a ganarle la batalla a la leucemia, pues se encuentra en la fase final de su tratamiento.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.