Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

gdespejo
Playa Blanca, en la Isla de Barú, en Cartagena
Un joven relató su experiencia desastrosa en la Isla de Barú. Salió tumbado de Cartagena por pedir un pollo.
Foto de video de Youtube

Lo que prometía ser un gran descanso en Cartagena (Bolívar) acabó siendo una de “las peores experiencias como turista”. Así comentó un joven de 27 años su viaja a La Heroica.

Todo comenzó cuando Caio Lazzaretto se percató de que había perdido su celular pues al ver su maleta no lo encontraba. Según el turista, le empezaron a hacer chistes y a distraerlo mientras que uno de los estafadores le robó el teléfono.

Posteriormente, hombres que se encontraban ‘trabajando’ en la playa se ofrecieron a ayudarlo a recuperar el celular, afirmándole a Caio que ellos conocían a todos en la playa y que se disculpaban por la horrible situación. 

Quienes pretendían ayudarlo, lo ubicaron en una sombrilla y le sirvieron un plato de pollo, plátanos y agua. Le señalaron que el precio del servicio era de $60.000 más la recarga por pagar con tarjeta de crédito.

Al disponerse a pagar, la situación comenzó a ponerse oscura. Lo anterior debido a que Caio Lazzaretto se percató que el datáfono estaba adulterado. El joven turista se dio cuenta que no le estaban cobrando lo pactado anteriormente, sino que le estaban cobrando $1.200.000

El turista se rehusó a pagar esta exagerada suma y en consecuencia los ladrones lo amenazaron y lo agredieron físicamente. 

En medio de la discusión, los ladrones le decían al turista que el precio de la sombrilla había cambiado y que debía pagar si quería salir de esta playa. Finalmente se dispusieron a traer otro datáfono. Sin embargo, este proceso tardó 5 horas, algo que al viajero le causó mucho miedo pues le impedían salir del lugar y hasta llamar a la Policía. 

Mar Barú, Cartagena
Barú, en Cartagena, es una de las playas más lindas de Colombia. Sin embargo, hoy es blanco de críticas por cuenta de los turistas que salen tumbados.
RCN Radio

Finalmente, al llegar el otro datáfono vio que le estaba cobrando $120.000, ante el desespero de la situación, accedió a pagarlos. Aun así, los ladrones insistían en que el pago no se había efectuado por falta de señal, por lo que repitieron varias veces el proceso. El joven turista al no tener el celular no podía revisar su historial bancario.

“Vi fijamente el monto que me estaban cobrando. El valor cobrado fue muchas veces mayor”, dijo. Después de terminar este horrible impasse y regresar a Brasil, el joven revisó su historial bancario para enterase que le habían robado $4’600.000.

Fuente

Alejandro Ossa - Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.