Foto: Cortesía Jorge Luis Méndez.

Las poblaciones que confluyen en la denominada subregión del Río Grande de la Magdalena, pertenecientes al municipio de Mompox, se encuentran en grave riesgo de ser arrasados por las aguas. Según los habitantes, la fuerte erosión y la creciente que presenta la principal arteria fluvial del país, está amenazando con desaparecer al menos 9 corregimientos ribereñas. De acuerdo con Jorge Luis Méndez, líder comunitario de la zona, esta problemática no es reciente y que por el contrario se ha agudizado en los últimos años, asegurando que desde la Alcaldía de Mompox la emergencia no ha sida atendida, por lo que se sienten abandonados por la administración que preside la Mandataria municipal, Nubia Quevedo. "Estamos a punto de desaparecer del mapa. Pedimos con urgencia al Gobernador del departamento ya que el municipio nos ha abandonados. En el corregimiento de Santa Rosa se han ido cuatro casas, 10 postes de la luz y parte del cementerio. En San Ignacio, está a punto de irse al agua la iglesia y una sede estudiantil y la mayoría de los agricultores han perdido la tierra que tenían para cultivar, como son el plátano y la yuca. Pedimos con urgencia que nos construyan un pilotaje", dijo. Señaló que además la única carretera que los conecta con Pinillos está a punto de ceder por la arremetida de las aguas que han debilitado su estructura. "Hace dos días, una moto donde iba una muchacha que está embarazada se fue al agua. Gracias a Dios a la muchacha la pudieron salvar pero la realidad es que la vía se ha perdido por lo que prácticamente no tenemos acceso", indicó. Sin embargo, el drama se incrementa cuando se requiere atención en salud. "Estos nueve corregimientos sólo cuentan con un centro de salud que está ubicado en Santa Cruz y nada más contamos con un solo médico y ese sólo médico nada más atiende de lunes a viernes, y sábado y domingo no tenemos médico. No tenemos ambulancia, aquí si usted no tiene 200 mil pesos para contratar una flota para llegar a Magangué, se muere el paciente", sostuvo. Eduar Guzmán, habitante del corregimiento de San Ignacio, manifestó que el panorama que presenta su comunidad es de desolación e impotencia, debido a que pese a las advertencias y llamados realizados a las autoridades para que se mitigue la problemática, les ha tocado resignarse a que el pueblo su destino es quedar bajo las aguas del río Magdalena. "Así como va el río Magdalena y con esta erosión, todo lo que es Santa Cruz, San Ignacio, Santa Rosa, Santa Elena, Bomba Travesía, todos estos pueblos que pertenecen a Mompox y así como vamos, no habrán estos corregimientos. Como habitante, nunca en la vida había visto algo tan feo como lo que está ocurriendo ahora, pasar por donde antes había cultivos y calles transitables, hoy eso ya se lo llevó el río Magdalena. Uno acá dice que se ha formado es un mar y creo que es muy grave esta situación", afirmó. RCN Radio intentó obtener un pronunciamiento de la alcaldesa de Mompox, Nubia Quevedo, pero no fue posible una comunicación con la mandataria. Mientras que del orden departamental, tampoco se pudo tener una respuesta oficial sobre las acciones que en estas poblaciones se están impartiendo para mitigar el tema de la erosión.