El presidente Santos (der.) se refirió en Cartagena al polémico tema de los sobrecostos en Reficar / Foto Presidencia



El presidente de la República, Juan Manuel Santos, se refirió nuevamente al escándalo que sacude a la Refinería de Cartagena y afirmó que no hubo un robo en este caso.

El mandatario dijo que no cree que se hayan robado la plata de las obras de ampliación de Reficar, haciendo una clara alusión a la investigación por supuestos sobrecostos de más de 4 mil millones de pesos.

Santos advirtió que se trató de una falta planeación. "Es esa costumbre que teníamos en Colombia de iniciar las obras sin estructurarlas bien", sostuvo.

El mandatario afirmó que "costó mucho más de lo que estaba previsto, pero por la falta de planeación".

"Las obras se iniciaron solo con el 20% de los estudios de ingeniería", añadió el Jefe de Estado desde la ciudad de Cartagena.