Foto: Cortesía Equipo Médico Clínica Bocagrande.

Por primera vez en el Caribe colombiano se realizó una intervención quirúrgica a un feto dentro del saco intrauterino. Este es un procedimiento que en el país solo se había realizado en Medellín.

La cirugía consistió en corregir una malformación congénita de la columna del bebé. Durante dos ocasiones se ha realizado este procedimiento a dos madres gestantes.

Estas intervenciones buscan que los que aún no han nacido tengan mejores condiciones de vida cuando salgan del vientre de su madre.

Oscar Lavalle López, especialista en Medicina Materno - Fetal, explicó que esto es un procedimiento similar a una cesárea: “Nosotros abrimos el útero, realizamos una incisión, corregimos el defecto de la columna vertebral al feto, cerramos el útero y el bebé permanece allí hasta culminar la gestación”. 

Aseguró que las intervenciones fetales para corregir la malformación congénita de la columna “disminuye la necesidad de reintervenirlos luego del nacimiento para colocar válvulas ventriculoperitoneales que tienen una alta probabilidad de infección, adicionalmente va a mejorar la marcha y el neurodesarrollo...a quienes no se le desarrolla pueden quedar minusválidos o con dificultades para caminar”.

El especialista fue enfático al indicar que los fetos nunca salen del vientre materno:“ellos están siempre en el útero, están expuestos a un ambiente cálido todo el tiempo, además reciben asistencia para manejar el dolor, y posterior a eso le hacemos un seguimiento estricto y ellos han tenido una buena respuesta”.

Las madres gestantes tienen 21 y 22 años de edad.

[imagewp:346190] Foto: Malformación en la columna del feto. En uno de los casos en la semana 18 de gestación del embarazo primerizo de la paciente, el perinatólogo Oscar Lavalle López diagnosticó que el feto tenía la patología de mielomeningocele o espina bífida, se evaluó si cumplía con los criterios para la cirugía, con el consentimiento del comité de ética y de su familia y de esta manera ingresó al Programa de Medicina materno fetal hasta la fecha de la intervención, en la semana 25, y después del procedimiento (que duró cuatro horas) continuó en los controles permanentes. En la intervención participaron dos anestesiólogos, tres obstetras, dos especialistas en medicina materno fetal, cuatro auxiliares de enfermería, dos médicos generales y un neurocirujano pediatra. Actualmente la madre se encuentra en la semana 30 de gestación con una evolución favorable tanto para el feto como para ella. Las cirugías se realizaron en la clínica Santa Cruz de Bocagrande de la ciudad de Cartagena.