En Bolívar, los líderes sociales de los Montes de María son los que más sufren amenazas por su ejercicio comunitario.

La Procuraduría General de la Nación insistió que la eliminación y la intimidación de los líderes sociales es la principal amenaza para la construcción de la paz y el postconflicto en Colombia. Durante la audiencia pública con líderes sociales de Bolívar, Fernando Carrillo, jefe de este organismo de control, sostuvo que las autoridades no pueden permitir que continúen esos asesinatos.

“No podemos permitir que nos sigan asesinando, este es un país de paradojas. Este es un país de grandes paradojas, un país que rinde pleitesía a los jefes de los sicarios de los carteles de la droga y que permite que le sigan matando a tus líderes sociales. Tenemos invertido la escala de valores, por eso hay que hacer un homenaje a los asesinados”

Entre las medias que adoptará la Procuraduría para proteger la vida de los líderes sociales y defensores de derechos humanos está la puesta en marcha de un plan de acción que compromete al Estado, “y por supuesto ejercicio de la función disciplinaria del ente de control con los deberes que tiene la Unidad de Protección, la Fuerza pública y las autoridades judiciales”

Sin embargo, Carrillo Flórez reconoció que enfocarse exclusivamente en la seguridad es insuficiente porque no ataca el problema de fondo, “es una nueva forma de desplazamiento que se están viendo, aquí hay un problema de tierras. Aquí hay complicidad de los funcionarios públicos en relación con los funcionarios públicos en relación con la defensa de los líderes sociales, a quienes también estigmatizan”

El jefe del organismo de control conminó a sus procuradores provinciales a proteger la vida de los defensores de derechos humanos en las poblaciones como Tumaco o Apartado.