Cargando contenido

Cartagena de Indias. Foto: Archivo.



El miércoles 13 de diciembre, la comisión de la Unesco visitará el polémico edificio en cercanías del Castillo San Felipe de Barajas.

Desde el 12 al 15 diciembre, una comisión de la Unesco estará Bogotá para iniciar esa visita para inspeccionar el estado del patrimonio de Cartagena. El Procurador General de la Nación manifestó que espera reunirse con los miembros de los miembros del equipo multilateral que estará en el país.

"Hoy le estamos pidiendo a la misión de la Unesco que llega a Cartagena a esta semana, que siga en la defensa del patrimonio cultural de esta ciudad. Nosotros creemos que en el caso de las torres (el proyecto de vivienda de interés social ubicado en cercanías del Castillo de San Felipe), hay que suspender esa edificación" dijo el jefe del organismo de control.

Carrillo Flórez agregó que el patrimonio del país, ubicado en Cartagena, debe ser defendido,"yo espero poder hablar con ellos, nosotros vamos a coadyuvar a que se tomen las decisiones administrativas del caso, para respetar ese patrimonio que es el más grande activo que tiene Cartagena de Indias"

Cabe recordar que un juzgado administrativo de Cartagena ordenó la suspensión de las licencias, la decisión suspende de manera provisional los actos administrativos que se entregaron a la empresa Promotora Calle 47. De acuerdo al juez, se busca amparar los derechos colectivos y establece que no se podrá ejecutar ningún tipo de obra en ese proyecto hasta que no se de claridad a la normatividad que protege al patrimonio Cultural de la Nación.

El miércoles 13 diciembre, desde las 9:30 a.m. a la 1:30 p.m., la comisión de la Unesco recorrerá el corregimiento de Bocachica y Caño de Oro, en la Isla de Tierra bomba para inspeccionar Tejar de San Bernabé o de los Jesuitas, Batería del Ángel San Rafael, Hornos Gemelos, Pozo Carex y el Fuerte San Fernando.

Ese mismo día, pero durante la tarde, la comisión visitará el proyecto de Vivienda de Interés Social (VIS), Aquarella Multifamiliar, que ha provocado rechazo por parte del Ministerio de Cultura, el Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena y la Procuraduría General.