Cargando contenido

El Ministerio Publicó encontró malos manejos de los residuos hospitalarios.

Panorámica de San Andrés
El médico dijo que se registran graves problemas con el servicio de aseo al no pagarle a las personas oportunamente su salario. 
Foto: Colprensa

Como una medida cautelar, la Procuraduría solicitó a la Gobernación de San Andrés declarar la emergencia sanitaria y ambiental por el presunto manejo irregular de los residuos hospitalarios por parte del hospital Clarence Lynd Newball Memorial. 

En un trabajo de campo, la Procuraduría, encontró que dichos residuos “permanecen acumulados en la parte posterior del edificio, a la intemperie, sin ningún tipo de protección ni aislamiento”, poniendo en riesgo a los habitantes de la isla y a los turistas y violando “los principios de bioseguridad”. 

El Ministerio Público, también encontró irregularidades en el manejo de la planta de gases medicinales “que carece de un sistema de control de temperatura, pese al riesgo que representa por su carácter inflamable”.

Según el análisis, los ciudadanos que permanecen en la isla se están viendo expuestos a “enfrentar  epidemias  y/o pandemias por la exposición a los residuos hospitalarios”, generando también “graves daños ambientales a los ecosistemas y áreas protegidas de sensible afectación ecológica”. 

A esta irregularidad, se suma el deficiente tratamiento que están recibiendo los pacientes del hospital que sufren de graves enfermedades, pues al parecer el hospital no está aplicando los protocolos hospitalarios de aislamiento “lo que incrementa el riesgo de infección entre ellos mismos”. 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido