De acuerdo a la Procuraduría General de la Nación el nivel de contaminación de la  la bahía de Cartagena es tan grave que “se encuentra  a punto de poner este cuerpo de agua al final de su existencia y convertirlo en un cementerio acuático de contaminantes ambientales”. Debido a esto instó al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y a las autoridades ambientales y territoriales de Cartagena a emprender medidas urgentes encaminadas a la protección inmediata de la bahía, ante el contínuo daño ecológico que presenta y sus efectos irreversibles. Para la Procuraduría Delegada para Asuntos Ambientales, la bahía se ha visto gravemente afectada por factores como las descargas industriales, vertimiento de aguas residuales urbanas, lixiviados y residuos sólidos, aporte de aguas del Canal del Dique con sobrecarga de partículas contaminantes, entre otros factores que tienden a incrementarse. De igual forma resaltó que un reciente estudio de la Red de Calidad Ambiental Marina (Redcam) estableció que existe una alta afluencia contaminante en el canal por presencia de niveles de amonio y concentración de hidrocarburos con residuos que expiden olor, como consecuencia del transporte marítimo y portuario, que requieren manejo ambiental especial, mayor control y vigilancia. El Ministerio Público solicitó, además, mejorar la calidad del agua que es descargada en la bahía por las empresas del sector comercial e industrial y los residuos líquidos domésticos. La solicitud de medidas urgentes para la protección inmediata de la bahía de Cartagena la dirigió también al alcalde (e) de Cartagena, Sergio Londoño Surek; a Olaff Puello Castillo, director de la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique (Cardique); a María Angélica García Tubay, directora del Establecimiento Público Ambiental de Cartagena (EPA); y al gerente de la Corporación de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo de la Industria Naval, Marítima y Fluvial (Cotecmar), Jorge Enrique Carreño Moreno. La Procuraduría los instó a que adopten medidas urgentes e integrales encaminadas a conservar, preservar, corregir y mitigar las graves afectaciones ambientales en la bahía de Cartagena, que permitan la protección de los derechos colectivos a la existencia del equilibrio ecológico, manejo y aprovechamiento racional de los recursos naturales y su desarrollo sostenible. Al Ministerio de Ambiente le solicitó diseñar y formular una política pública orientada a reducir y controlar las sustancias contaminantes, así como trabajar en la recuperación ambiental y evaluar la viabilidad de establecer un Distrito de Manejo Integrado para la Región. Además, participar en la cofinanciación de proyectos con otras autoridades ambientales y territoriales que trabajen por reducir y mitigar el impacto de las actividades que deterioran y destruyen la bahía. Asimismo, instó a la alcaldía para que implemente el Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos (PSMV) y que pongan en marcha medidas preventivas de suspensión a quienes realicen vertimientos sin autorización, y a quienes teniendo el permiso, no cumplan con estándares de calidad de agua establecidos en la norma. A Cardique reclamó impartir con celeridad el trámite de los procesos sancionatorios de carácter ambiental contra empresas y personas naturales que realizan vertimientos sin contar con el correspondiente permiso o autorización, y realizar los estudios correspondientes con el fin de establecer el Distrito de Manejo Integrado, que permita darle un tratamiento ambiental especial a esa área. Finalmente, a EPA Cartagena solicitó requerir a la alcaldía municipal la implementación inmediata del plan de saneamiento,  a través de  programas para el manejo adecuado, disposición final y sistemas de tratamiento de aguas residuales y a Cotecmar solicitó obtener aprobación de la autoridad ambiental para realizar el vertimiento de aguas residuales de su actividad industrial en la bahía.