Cargando contenido

El ministerio público verificará en qué condiciones recibe la administración de la ciudad, el nuevo mandatario Quinto Guerra. 

Alcaldía de Cartagena
El 8 de mayo, Antonio Quinto Guerra, alcalde electo de Cartagena, instaló una comisión de empalme.
Foto: Alcaldía de Cartagena

Tras las elecciones atípicas del pasado 6 de mayo en las cuales salió electo Antonio Quinto Guerra, la Procuraduría General de la Nación, anunció una vigilancia especial preventiva encaminada a ejercer control sobre el proceso de empalme con la administración saliente. 

El objetivo es verificar en qué condiciones el electo Alcalde recibirá la administración de la ciudad, que deja el mandatario encargado Sergio Londoño Zureck. 

La Procuraduría solicitó a Londoño Zureck, los nombres de los funcionarios de su administración que integrarán el equipo que realizará el empalme, así como el coordinador de esa comisión y las funciones que desempeñarán.

Como parte de la acción preventiva, la Procuraduría también solicitó un informe de gestión que incluya la situación de los recursos financieros de la ciudad, la planta de personal, los programas, estudios y proyectos en desarrollo, la ejecución presupuestal, las obras públicas que se están ejecutando y el estado de la contratación en la ciudad.

La elección de Quinto Guerra se dio en medio de varias críticas por parte de la Procuraduría, que le había solicitado al Consejo Nacional Electoral revocar su candidatura, tras considerar que se encontraba inhabilitado para ocupar dicho cargo. 

Para el organismo, Quinto Guerra no podía participar en las elecciones debido a la suscripción de varios contratos con la Gobernación. 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido