Cargando contenido

Foto: Tomada de @PGN_COL



El polémico proyecto en cercanía del Castillo pidió a la Procuraduría no poner en riesgo el sector de la construcción y recalcó que la edificación no afecta la visual del monumento.

La Promotora Calle 47, propietaria del polémico proyecto de Vivienda de Interés en cercanía al Castillo de San Felipe de Barajas de Cartagena, presentó ante la Procuraduría General las pruebas, certificaciones y permisos dados por entidades distritales, entre ellas el Fondo de vivienda y la Curaduría Urbana, que le permitían construir las cinco torres de 30 pisos en esa área.

Daniel Gómez, gerente del proyecto Aquarella, indicó que todos los documentos, en especial las licencias de construcción, cumplieron el debido proceso y habría una vulneración, “con esto ratificamos que nuestro proyecto está debidamente licenciado, las cinco torres cuentan con sus licencias debidamente ejecutoriadas”

De acuerdo con los representantes de la promotora, la edificación construida no atenta contra los conos visuales del patrimonio de Cartagena, contrario a los expresado tanto por el Instituto de Cultura de Cartagena y el Ministerio de Cultura, “no es cierta la afirmación que el proyecto Aquarella interfiere o afecta la visual del Castillo de San Felipe”

Goméz también evidenció su preocupación por los compradores, a quienes ya les pidieron no seguir pagando las respectivas cuotas mientras se soluciona el inconveniente jurídico, “manifestamos nuestra preocupación por más de los 900 compradores, las 900 familias que compraron en el proyecto en busca de su vivienda”

En la comunicación dirigida la Procuraduría, la Promotora insistió que ese tipo de actuaciones desestimulan la construcción de proyecto de interés en la ciudad, y también ponen en riesgo a unas mil personas que pretendían acceder a una vivienda digna.