Cargando contenido

Foto: Armada Nacional. Cortesía.



El 26 de octubre del año pasado, el Presidente de la República, Juan Manuel  Santos Calderón, presidió  la suscripción de un convenio entre la Armada Nacional y la Agencia Inmobiliaria Virgilio Barco, en la que se fijaron las condiciones para proceso de traslado de la Base Naval "ARC Bolívar".

El complejo naval se encuentra ubicado, actualmente,  en la entrada del barrio Bocagrande en la zona norte y turística de Cartagena.

En ese encuentro, celebrado hace 3 meses, el Jefe de Estado informó que la intensión que han mostrado empresarios nacionales e internacionales en el proyecto urbanístico que se ha contemplado en los predios que dejará la Armada Nacional y en donde se prevén inversiones por 2.500 millones de dólares.

Según el Mandatario Nacional, en el área de más de 26 mil hectáreas se tiene contemplado la construcción de viviendas, un acuario, un museo, parque de diversiones, muelle y puerto para cruceros, centro de convenciones y eventos, entre otras edificaciones.

“El desarrollo inmobiliario del proyecto va a dar los recursos, ojalá suficientes financiar la nueva base y todo lo que tiene que ver con el desarrollo urbano que vendrá, hay un interés muy grande de muchos inversionistas internacionales para aprovechar ese nuevo espacio”, expresó Santos.

Los recursos que se generen, a partir del proyecto urbanístico a desarrollarse en los predios de la Base Naval, serán los que a su vez permitirán la financiación para la construcción del nuevo complejo naval, que se convertirá en las instalaciones más modernas en su tipo en el Hemisferio.

Sin embargo, sobre esta segunda fase del proceso del traslado es muy poco lo que se conoce, debido a que ni la Armada Nacional y la Agencia Inmobiliaria Virgilio Barco, confirman o desmienten que la nueva locación esté en Cartagena.

El vicealmirante Ernesto Duran, comandante de la Armada Nacional, ha señalado que ante cualquier decisión, lo importante es que se garantice la seguridad de la Nación, asegurando que si bien Tierra Bomba es una opción por su cercanía a Cartagena, la decisión final derivará de unos estudios que se están adelantando al respecto.

“No está decidido que vayamos a Tierra Bomba, es una conclusión que tienen que dar los estudios, lo que hicimos hoy fue la firma de un convenio para darle mucha rigurosidad a estos estudios que van a decidir el mejor lugar, las características técnicas y la ubicación”, dijo Durán.

Dijo además que en criterio, por posición estratégica, la Base Naval deberá permanecer en Cartagena, “bajo la lógica de la protección del puerto y lo que significa la seguridad para todos los cuerpos de agua. No sabemos la ubicación final del predio, aunque va a quedar en la costa caribe, hay que buscar el mejor lugar”.

En la isla, por su parte, la eventual ubicación de la nueva Base Naval, ha generado inquietudes. Sin embargo, lo que más piden los habitantes es que de concretarse allí la construcción del complejo naval, el desarrollo de este proyecto traiga consigo inversión social y redunde mejores condiciones de vida para las comunidades insulares.

“Nosotros lo que pedimos al Gobierno Nacional es que el tratamiento diferencial donde se dé el proyecto, sea en Tierra Bomba o Pasacaballos o en otro lugar de Cartagena, todas comunidades étnicas que hacen parte de este territorio jueguen un papel determinante en los análisis de los impactos”, destacó el abogado y líder afrodescendiente, Wilman Herrera Imitola.

Finalmente, en lo que respecta a la ciudad, el área que dejara la Base Naval, abre un abanico de posibilidades para concretar importantes apuestas urbanísticas que están enfocadas a mejorar la movilidad y hacer más peatonal la zona turística de Bocagrande.

Flavio Romero Frieri, presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, el traslado no sólo favorece a la Armada Nacional, sino que permitirá a la ciudad hacer realidad la ampliación de la “avenida San Martín, mejorar la conectividad y movilidad entre Bocagrande y el Centro, mejorar la calidad del espacio público en la ciudad, hacer ciclorrutas”.

A lo anterior, los residentes de este sector, piden que se garanticen y no se desmejoren las condiciones de seguridad que por más de 80 años.