Cristina Plazas, directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), reiteró ante los alcaldes del país reunidos en Cartagena, la posición frente al recurso de nulidad que presentó la entidad con respecto al fallo emitido por la Corte Constitucional que ordena el pago de salarios y demás prestaciones que se le adeudan a 106 madres comunitarias. Explicó las tres razones que han motivado el paro nacional que actualmente adelantan las madres comunitarias. La primera es que las manifestantes "están presionando a la Corte Constitucional para que no decrete la nulidad", lo que para la funcionaria es ilegal debido a que el Alto Tribunal "es totalmente autónoma de tomar las decisiones. Ningún paro puede presionar una decisión de un órgano autónomo como es la Corte". El segundo, aseguró que responde a una exigencia que las madres comunitarias están haciéndole como representante legal del Icbf para que se retire el recurso interpuesto contra el fallo. "Mi función principal es velar por los recursos y por la seguridad del Instituto y yo no puedo retirar la acción de nulidad por una razón y es que el Instituto tiene el derecho legitimo a defenderse. Que me exijan a mi retirar la acción de nulidad está violando totalmente el derecho a la defensa", afirmó. Y tercero, las manifestantes exigen que se de cumplimiento al fallo de la Corte Constitucional que beneficia a 106 madres comunitarias. "El abogado de las madres comunitarias, el señor Mantilla, que además tienen un negociazo frente a este tema. Este señor lo que hizo fue interponer una acción de desacato y les gané los dos desacatos y ¿por qué razón? porque nos jueces nos otorgaron cuatro meses más". Manifestó que las madres comunitarias "nunca han sido funcionarias del instituto", por lo que recalcó que la entidad "no tiene la información completa" sobre las mismas y que los documentos presentados por éstas ante el Alto Tribunal están siendo revisados minuciosamente por el Icbf para no incurrir en un detrimento patrimonial. Puntualizó que las exigencias de las madres hacia la entidad "no permiten una negociación" al tiempo que criticó que por cuenta del paro que éstas mujeres están adelantando, se esté dejando de atender a niños y niñas en los Centros de Desarrollo Infantil (CDI).