Francisco Hernando Muñoz Atuesta, director general de la Veeduría Nacional para el Control Social del Patrimonio Cultural Sumergido de Colombia (VNPCS) criticó la publicación titulada "Exclusivo: el lugar donde el Gobierno colombiano dice haber localizado el galeón San José y la disputa por sus 10.000 millones de dólares", publicada en el portal web Infobae.com.

El investigador explicó que en la publicación se dan a conocer las coordenadas "76°00' 20" W; 10° 13' 33", las cuales son presentadas como los puntos donde el Gobierno Nacional con el apoyo de la firma Woods Hole Oceanographic Institution (WHOI), encontraron los restos del navío.

Muñoz Atuesta consideró que revelar unas "coordenadas supuestas" se constituyen en un acto irresponsable, y de llegar estas a ser ciertas, se convertiría en un atentado a los intereses de la Nación, puesto que el patrimonio que contiene el Galeón San José es suficiente para que toda clase de piratas sueñen con apoderarse de este.

"El pasado 23 de noviembre la empresa cazatesoros estadounidense Sea Search Armada (SSA), la cual asegura que halló el Galeón San José en 1982, por medio de su apoderado en Colombia, denunció ante el fiscal y el procurador que el Gobierno pretende ‘encargar del rescate a un nuevo contratista, y remunerarlo con tesoros que la Corte Suprema declaró de propiedad de SSA’ y, en el comunicado se revelan las supuestas coordenadas en que el Gobierno habría encontrado en el 2015 el pecio del galeón San José -que son secreto de Estado-, advirtiendo que ‘están ubicadas apenas a 3,24 millas náuticas al norte de las coordenadas que se incluyeron en el denuncio de 1982’", recordó.

El veedor afirmó también que revelar al supuesto "originador" del hallazgo, también atenta contra la reserva que el Gobierno Nacional, pues consideró que al hacerlo "visible", lo expone a ser abordado por terceros que pueden recurrir a toda clase de "estrategias" para conocer la real ubicación del pecio, en detrimento de Colombia.

"Pretender que la distancia mínima entre la posición denunciada por la SSA y la presuntamente revelada del hallazgo del galeón por parte del Gobierno en 2015, por ser de 3,24 millas (más de 6 kilometros), según ellos, pone en evidencia la farsa del descubrimiento de 2015, el cual se realizó a partir de las coordenadas denunciadas en 1982, que fueron entregadas por SSA al Gobierno bajo un compromiso de confidencialidad que no se respetó; equivaldría a aquel famoso dicho de un maestro de obra: Que un metro no es desplome", puntualizó.