Huelga de hambre en la cárcel Rodrigo de Bastidas de Santa Marta.

Los internos de la cárcel Rodrigo de Bastidas, reclaman mejoras en la prestación de los servicios de salud. Son más de 1650 presos que protestan además por la carencia de agua potable y la lentitud de la rama judicial para definir la situación jurídica de muchos de ellos. Los internos, decidieron no recibir alimentos y esperar que los organismos de defensa de los derechos humanos se apersonaran del problema. Según los reclusos se está atravesando una difícil situación sanitaria y social al interior del penal por lo que  estos piden a la dirección del mismo o a quien competa, decretar el estado de emergencia humanitaria.