Cargando contenido

Foto: Cortesía Habitantes de uno de los edificios con orden de desalojo en Cartagena.



El rector de la Universidad de Cartagena, Edgar Parra Chacón, defendió el estudio que realizó la institución y que conllevó a que la Administración Distrital ordenara el desalojo de más de 100 familias que habitan en 16 edificios, construidos de manera ilegal, por riesgo de desplome.

Entre los cuestionamientos al estudio realizado por la Universidad se encuentran, por ejemplo, el "copia y pega" de más de 30 párrafos de un artículo que fue publicado en una revista mexicana; así como la referencia de apartamentos que no aparecen, al igual que espacios como "Penthouse" que ni siquiera existen en las edificaciones.

En cuanto al artículo denominado 'Ataque por cloruros en el concreto', del ingeniero Humberto Alejandro Girón Vargas, en el estudio de la Universidad de Cartagena se lee exactamente el siguiente párrafo:

"En la república mexicana, las características de los agregados y las condiciones ambientales son muy variables; existen casos en los que tales características y condiciones se muestran favorables a motivar este tipo de agrietamiento en el concreto. Habría que considerar como riesgo potencial todos aquellos sitios del país donde los agregados contuvieran rocas y minerales reactivos con los álcalis".

(UniCartagena sobre supuesto plagio: “son errores de forma y no fondo”)


Frente a esto, Parra Chacón señaló que el personal que realizó el estudio "son académicos, personal preparado con pregrado, posgrado, con maestría. Uno de ellos está en un postgrado en estructura. Por lo tanto la institución avala el informe técnico que realizaron a los edificios en referencia".

Así mismo, manifestó que la Institución está dispuesta a responder a las acusaciones de plagio. “Nosotros estamos dispuestos a responder, a escuchar, a hacer ajustes, sustentar y argumentar; confrontar con las instancias a las que haya lugar con expertos locales, nacionales e internacionales el tema del informe”, expresó.

Sin embargo, fue enfático en afirmar que en ningún momento la Universidad de Cartagena habló en el estudio de un desalojo, sino que advirtió de una vulnerabilidad que se puede constituir en un riesgo para la estabilidad de las edificaciones.

"La Universidad ha hablado de vulnerabilidad, de riesgo. En ningún momento la universidad ha dicho que los edificios se van a caer ni que tienen que desalojar", aseveró.

Por su parte, las familias afectadas por la orden de desalojo, sostienen los críticas e inconsistencias que muestra el estudio de la universidad y dicen que es necesario que se realice otro que contraste o confirme los resultados que arrojó la revisión estructural a las edificaciones.

"Con este nuevo descubrimiento,  se pierde credibilidad. Cuando tu comienzas a leer que el estudio hace referencia a la República mexicana, eso te da una sensación de muchas dudas. Quien dirigió los trabajos de campo fue una trabajadora social, qué podemos pensar de la idoneidad”, dijo Robinson Villadiego, propietario en el edificio Alpes 31.

Por último, el rector Edgar Parra Chacón indicó que frente a las investigaciones que se han aperturado por el estudio, que estarán atentos una vez sean notificados de los procesos y que estarán dispuestos a entregar las aclaraciones que hayan lugar.