Representantes del Consorcio Ribera Este, entidad encargada del proyecto de la Vía de la prosperidad, reportaron que las obras están suspendidas desde hace una semana por falta de recursos. El Consorcio encargado de la construcción de la carretera que une a los municipios de Palermo, Sitionuevo, Remolino y Guáimaro, responsabilizó al Invías por la falta de inversión, debido a que los recursos sólo fueron girados hasta finales de 2016 y no han recibido más, por lo que aseguran, desfinanció el proyecto. En el proyecto que abarca la construcción de carretera a lo largo de 48 kilómetros de vía en los cuatro municipios, se han invertido $245.000 millones de los $436.000 millones del total del costo. Del total de la obra, 19 kilómetros han sido intervenidos, de los cuales 4 ya fueron pavimentados. Ante la proximidad del fin del contrato, el 12 de noviembre, el consorcio ha encendido las alarmas al asegurar que se requiere una prorroga dependiendo de los recursos que sean girados. El Invías por su parte, según se conoció, no va a aprobar una nueva asignación de recursos para la obra. En este sentido el director del organismo, Carlos García, recomendó en anteriores oportunidades la finalización del contrato y la utilización de los recursos en un nuevo proceso de licitación. Ante esta situación la Gobernación del Magdalena confirma que solicitó a la Cámara de Comercio de Santa Marta, la designación de un Tribunal de Arbitramento que resuelva las diferencias jurídicas entre el Consorcio Ribera Este y el Invías que mantienen la suspensión de las obras de la Vía de la Prosperidad.