Cargando contenido

Foto de RCN Radio.



Siguen las criticas a la Universidad de Cartagena, luego de conocerse algunas inconsistencias y posibles plagio en los argumentos que soportan los estudios que realizó la institución y que derivó a que la Administración Distrital ordenara el desalojo de 16 edificios por riesgo de desplome.

Voceros de las familias afectadas por el desalojo, como es el caso de Robinson Villadiego, sostienen que la Universidad no les quiere dar la cara y prefiere esa institución hacer socialización del estudio en recintos en donde no estén presente ninguno de los propietarios de los apartamentos.

Así lo sostiene luego que, tras convocarse a través de la Sociedad de Ingenieros y Arquitectos de Bolívar un encuentro, les informaron de la cancelación de la actividad, la cual, al final si se realizó pero sin ellos presentes.

"La Universidad no quiere darle la cara a los propietarios, no quiere permitir que existan intercambio de opiniones, posiciones, luego de haber socializado el informe que se le presentó a la Alcaldia", dijo.

Indicó que las familias agotarán todas las instancias que haya lugar para hacer valer sus derechos. "Vamos a reunirnos con la Personería Distrital y también hacer una solicitud, una invitación, al Fiscal General para venga a Cartagena y escuche a las familias en las audiencias públicas. Queremos pedir un control excepcional contrato que fue suscrito entre la Universidad y la Alcaldía", apuntó.

Frente al desalojo, un Juez de Control de Garantías ha mantenido la suspensión de la orden hasta que se realice una próxima audiencia, programada para el 30 de este mes.