Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Revelan nuevo fraude a la salud en Córdoba por atención a niños con Síndrome de Down

Foto RCN Radio



Al escándalo por el pago de más de 55 mil millones de pesos por atención a pacientes hemofílicos inexistentes, ahora se suman irregulares pagos por más de $10 mil millones por atención a niños con Síndrome de Down.

La Contraloría encontró que la Gobernación de Córdoba pagó terapias que tenían un componente por fuera del POS, se facturaron y pagaron tratamientos que no se realizaron.

Pagos sin soportes

Estos pagos por paquetes de terapias se acordaron incluso en documentos que no tienen ningún valor legal, como es el caso de un acta informal que suscribió el secretario de Salud Departamental de la época, Edwin Preciado Lorduy, con la representante legal de la IPS Funtierra Rehabilitación, Tania Otero Arroyo, pactando las tarifas a pagar.

En estas actas no aparece identificación de la papelería oficial de la Gobernación ni de la IPS¬.

Sin embargo, el “acta” fue el soporte para los pagos, sin que existieran estudios previos, una propuesta formal de la IPS y el correspondiente contrato, que son los requisitos legales que se exigen en estos casos.

Además, señala la Contraloría, no medió ninguna EPS como tratante de los pacientes y recobrante. Las IPS involucradas gestionaron los recobros directamente con la Gobernación.

Beneficiados con los pagos

En el caso de Funtierra Rehabilitación IPS Ltda, por realizar tratamientos a niños enfermos, recibió pagos por $1.345 millones. Adicionalmente esta IPS recibió pagos por $6.225 millones por la totalidad de terapias ordenadas por acciones de tutela entre octubre y septiembre de 2015, donde el valor incluido en el POS pasaba de los $1.900 millones.

La Contraloría estima que hay un detrimento de $5.264 millones por reconocer el componente POS, que fue pagado por la Gobernación.

Las IPS beneficiarias de los pagos, por 10.160 millones de pesos, son: Funtierra Rehabilitación IPS Ltda; Girasoles Centro Integral de Terapias y Servicios de Salud IPS S.A.S; Unidad Integral de Terapias de la Costa IPS S.A.S., y Crecer y Sonreir Unidad Integral de Rehabilitación S.A.S.

Imposible

En el caso Crecer y Sonreir, la Contraloría halló que un mismo fisioterapeuta atendió a 178 pacientes, durante los días hábiles de un mes, en los municipios de Planeta Rica y Montelíbano, distantes más 60 kilómetros. Cosa que es prácticamente imposible anota el ente de control.