Un verdadero revuelo, se originó en el cementerio Jardines de Cartagena, durante el sepelio Alay Alí Moya Cabello, cuando sus familiares aseguraron que no se trataba del cuerpo del soldado profesional, que murió ahogado el pasado jueves en el departamento del Chocó.



Según Nelida Escorcia, presidenta de la Junta de Acción Comunal del barrio Ternera, testigo de los hechos, los allegados del uniformado de inmediato impidieron su sepultura con la exigencia que el cadáver, fuera exhumado por la Fiscalía Seccional.

“De acuerdo a las versiones los familiares, el soldado cartagenero, tenía una antigua herida en la pierna que no presenta el cuerpo que iba ser sepultado este martes en el campo santo al sur de la Heroica, además que a simple vista los rasgos físicos no los mismos”, afirmó la dirigente comunitaria.

Después de la insistencia del personal del cementerio, el cuerpo del soldado, fue sepultado a la espera de una investigación por parte de las autoridades.