Sorprendido quedó el párroco del municipio de Arroyo de Piedra, en el Atlántico, Marco Tulio Agudelo Zapata, al descubrir que su cuenta bancaria se encontraba sin fondos suficientes para realizar una transacción. Según contó Agudelo, hace algunos meses comenzó junto a los feligreses a recolectar fondos para poder reconstruir el templo del municipio, el cual quedó destruido hace algunos años luego de un fuerte incendio que se presentó en el lugar. Al revisar su cuenta bancaria para retirar la suma de 21 millones de pesos, con la cual iniciarían el nuevo templo, el sacerdote notó que tan solo tenía disponibles 12 mil pesos, de 87 millones que había ahorrado con ayuda de la comunidad. El padre Marco Tulio le exige a la entidad bancaria en donde se encontraba el dinero, que le aclare la situación, ya que él asegura no haber realizado ningún movimiento en su cuenta.   La entidad bancaria responderá en 10 días hábiles la solicitud del párroco quien dice estar tranquilo, ya que según mencionó, no fue a él a quien robaron sino al banco.